Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR DE FRANCIA 97

El turno de Jiménez

"No me digas que el Chaba ha hecho mejor tiempo que Escartín", dijo, sorprendido, Eusebio Unzue. "Vaya con Jiménez". Se supone que parte de la sorpresa del director del Banesto sería fingida. Las posibilidades de que el escalador de El Barraco hiciera la contrarreloj de su vida eran muchas. Otra fecha que tienen marcado en su calendario los del Banesto para Jiménez es la de hoy: el Alpe d'Huez. "No sé lo que tendrán pensado para mí", decía Jiménez, "pero supongo que me tocará seguir trabajando para Abraham, que dice que está mejor. Habrá que subirle al podio". Unzue, sin embargo, matiza: "Será muy difícil que gane la etapa, porque ahí querrán lucirse Pantani y Virenque, pero por ahí andará". La horma del zapato: Jiménez exige todo el día responsabilidades y en el equipo están dispuestos a dárselas.Jiménez, ese corredor que está luciendo tan eficazmente el maillot de campeón de España, es, ante todo, un ciclista espectacular. Y también un corredor especial. Si le sale el día pesimista, si está convencido de que no va a ir bien, se queda en el primer repecho; pero, al revés, cuando se siente imbatible, es imbatible. Hay que alimentarle el optimismo. "Mira, Chaba", le dijo Echávarri ayer antes de la contrarreloj, "tú sólo tienes que imaginarte que Saint Etienne es San Martín de Valdeiglesias [el pueblo de donde salió en la pasada Vuelta la cronoescalada que pasó por delante de su bar en El Barraco], que la Croix de Chaubouret es el alto de la Paramera y que la meta está en Ávila". Funcionó la preparación psicológica.

"Mira qué tiempo he hecho y eso que he perdido un minuto en los primeros 12 kilómetros", dice Jiménez. "Estaba lloviendo y el comienzo era muy peligroso. Y yo no arriesgo una caída por una victoria". Perdió un minuto al comienzo, pero en la subida al puerto marcó el quinto mejor tiempo, sólo superado por Ullrich, Pantani, Virenque y Vandenbroucke. Terminó 11º al Final. "En el descenso ya no había quién me parara", continúa. Justo el terreno en el que siempre ha mostrado menos fortaleza.

Jiménez tiene un particular duelo con Escartín para convertirse en el escalador español mejor colocado. El de El Barraco repasa todos los días la general y está convencido de que si hubiera corrido el Tour de otra forma estaría mejor colocado que el aragonés. "Me han cogido todos los cortes de las etapas llanas porque tenía que andar siempre por detrás", explica. "Si no me mandan delante y me voy yo, imagina que me pilla una caída y me rompo algo: qué les respondo cuando me digan qué hacía ahí".

Quizás olvide Jiménez que si estuviera disputando la general, quizás habría acusado en la montaña toda la tensión y todo el desgaste de andar siempre por delante en el llano, él que no es muy hábil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de julio de 1997