Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA ETA

Dos reclusos de ETA piden a la banda terrorista el fin de la lucha armada

Dos presos de ETA recluidos en la cárcel de Nanclares de Oca (Álava), Luis Gastón Arrieta y Luis Gorriti Pagola, hicieron ayer pública una carta de condena por el asesinato de Miguel Ángel Blanco Garrido en la que muestran su "solidaridad y apoyo a la familia, novia y amigos". En, ella piden que la banda terrorista y HB reflexionen sobre la respuesta de los vascos a este último asesinato de ETA."Nosotros, desde la cárcel, alzamos nuestras voces para pedir el cese de la lucha armada", dice la carta, firmada por los dos presos y con fecha del pasado martes 15 de julio. Gastón y Gorriti manifiestan también que "ya no tiene razón de ser la lucha ariñada", porque todas las ideologías pueden ser, defendidas en los Parlamentos.

De los dos presos, Gastón Arrieta fue detenido el pasado enero y se encuentra en prisión preventiva. Está acusado de pertenecer al comando Txomin Iturbi, de haber facilitado información para que se cometieran atentados en Guipúzcoa y Navarra en 1993 y 1994 y de participar en atentados con explosivos. Gastón fue uno de los seis etarras aproximados el pasado 15 de junio a cárceles del País Vasco (cuatro por "evolución positiva" en su tratamiento penitenciario y dos por sufrir enfermedad).

El otro preso, Gorriti Pagola, perteneció al comando Kiruli y cumple una condena de 38 años de cárcel por varios delitos. Entre ellos, el de cobijar en su caserío de Usurbil a cuatro etarras del comando Donostia, que construyeron en 1994 un zulo en el que escondieron armas y explosivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 1997