Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Descendencia

El pueblo español en su conjunto, y no sólo la izquierda, como pretende el señor Félix Corominas (carta a EL PAÍS, 6 de julio de 1997), ha dado una prueba de sensatez y responsabilidad para con sus hijos (y de preocupación por el futuro ecológico de España y del mundo) al tener menos descendencia. Máxime después de que el franquismo hipotecó nuestro futuro (ya, presente) con 10 millones más de españoles que hoy agravan nuestros problemas de empleo, vivienda, etcétera.El que así haya escuelas que se conviertan en residencias de ancianos y que gente joven tenga "como ocupación profesional la de cuidar a nuestros mayores", forma parte de una sana dieta poblacional para recuperar el debido equilibrio; hay que ser muy discriminador de los mayores, racista de la edad para ver mal que algunos jóvenes cuiden profesionalmente a los mayores.

¿Y de qué coherencia, como pretende Corominas, dan muestra las familias numerosas en una época de superpoblación? Las encuestas son unánimes: hoy, casi todas las familias numerosas revelan una gran coherencia con la marginalidad social (irresponsabilidad, ignorancia, alcohol, etcétera), coherencia con interpretaciones exageradas, fundamentalistas, de ciertas ideas religiosas, o coherencia con las ansias de poder político y económico en los grupos dominantes ¡Vaya ejemplo a. seguir!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 1997