TOUR 97

El año de ciclismo con 'rostro humano'

"El ciclismo anterior era pura técnica y medicina; ahora se ha vuelto más humano", dicen los creadores de opinión. La retirada de Induráin ganó valor simbólico. Nada volverá a ser como en su época.La falta de una figura de referencia ha dejado al ciclismo mundial sin jerarquía hasta que una nueva generación tome el poder y un nuevo rey se imponga. Con Induráin dejaron el primer plano todos los de su generación y ni siquiera a Chiappucci le dan una plaza para el Tour. Tampoco Bugno y Breukink, los otros supervivientes, correrán la carrera francesa.

Los jóvenes ocupan el hueco. Es el año de las primeras victorias importantes de muchos.

Entra en juego el hematocrito. Se pone coto a la EPO, dicen. Bajan las medias de las carreras. El piñón de 11 dientes empieza a desaparecer. Roberto Petito, ganador de la Tirreno -Adriático: "¿Dónde están los que antes me dejaban tirado en la primera cuesta?" Manolo Sáiz: "Ahora se verá quién es quién".

Un escalador puro, Gotti, gana el Giro. Vuelve el ciclismo a la antigua, dicen. El ciclismo italiano, gran objetivo del hematocrito, vuelve a ganar una gran ronda seis años después de la última.

En las salidas, comisarios con cinta métrica en -la mano rechazan bicicletas vanguardistas. Se pone coto, dicen, al desorbitado peso de la tecnología. Pero en cada carrera, cada comisario va por libre: bicis que valen en un sitio no valen en otro.

UlIrich y Olano, aspirantes al trono, corren las contrarreloj con la gorra a la antigua,. con la visera hacia atrás. Nada de cascos aerodinámicos, imposición de fabricantes.

Desaparecen los médicos. El nombre asusta. Llegan los metodólogos del entrenamiento.

Pero...

Nada ha cambiado. Olano: "Los mejores antes y después del hematocrito serán los inisinos". Los 10 mejores de la temporada según la lista UCI: 1. Jalabert, 2. Tonkov, 3. Museeuw, 4. Bartoli, 5. Gotti, 6. Tchinil, 7. Zabel, 8. C¡pollini, 9. Petito, 10. Ekimov.

Bartoli confirma su clase en la Lieja. Jalabert crece en la Flecha Valona. Rús gana la Arristel: el primer ganador de Tour desde Hinault que gana una clásica la primavera siguiente. Zabel, un sprinter, gana la Milán-San Remo.

Pero...

El ciclismo sigue siendo cosa de médicos y de tecnología.

Hay más ciclistas guadiana. No sólo Riís y UlIrich aparecen y desaparecen. No son los únicos que miran el pulsómetro en todas las etapas y atacan o descansan en función de lo que le diga su metodólogo. No hay figura que no diga que ha perdido varios kilos: se juega en el filo del porcentaje de grasa. No sólo la ONCE impone los descansos activos a mitad de temporada. Ninguna carrera es un objetivo, todas son preparación para otra.El Tour se lo come todo.

Y...

Algún favorito podrá ser despedido del Tour por un hematocrito alto medido de forma poco fiable.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS