Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUMENTA LA TENSIÓN EN LOS POBLADOS MARGINALES

Núñez Morgades reclama un plan integral de lucha contra la droga

El delegado del Gobierno en Madrid, Pedro Núñez Morgades, reconoció ayer que la intervención policial en los poblados marginales donde se vende droga "no sirve de nada si no viene acompañado de una oferta alternativa a los toxicómanos". "Siento la inquietud creada, pero quizás haya sido el aldabonazo que ha despertado y dado a conocer una realidad que existe y que hay que afrontar. Todas las administraciones debemos plantearnos un plan integral de máximo alcance para atajar este problema. El tráfico de drogas nunca ha de hacernos olvidar el problema humano de fondo, el de los drogodependientes", concluyó.La operación antidroga, en la que interviene un centenar de agentes y que se mantendrá al menos hasta el domingo, pretende básicamente evitar que los toxicómanos se acerquen a comprar droga a los poblados de La Celsa, La Mica, Los Pitufos, Torregrosa y la fábrica de Boetticher. Así lo establece la orden interna que los jefes policiales han remitido a sus subordinados y que también se ha cursado en la Policía Municipal, que colabora en la operación.

"El PP está utilizando a la policía para acallar las protestas de los vecinos de Villaverde. Es algo intransigente, autoritario y que muestra la falta de diálogo", criticó el jefe de la oposición socialista en el Ayuntamiento, Juan Barranco. UGT tampoco se mostró conforme con el cerco. "Vulnera un derecho fundamental como la libre circulación de los ciudadanos", afirmó el secretario general de UGT en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Moreno. "Esto no se soluciona con medidas exclusivamente policiales, sino tambIén sociales", añadió Moreno.

Más implicación institucional

En este sentido, el gerente de la Agencia Antidroga, Alejandro Martín-Carrero, insistió en la idea de que el Insalud y el Ayuntamiento de Madrid tienen que implicarse más en programas como el de la metadona. "El Insalud lleva prometiéndonos 500 nuevas plazas de metadona y el Ayuntamiento hace oídos sordos", indicó Moreno. Ahora hay 2.400 plazas en centros de la comunidad y en dos dispositivos vinculados al Ayuntamiento de Madrid. "Mi intención es poner en marcha un dispositivo de emergencia en estos asentamientos vigilados, pero deben aprobármelo", añadió Moreno. Por ahora, mientras dura el cerco, la única medida ha sido dedicar el isidrobús a esos puntos.El presidente de la Unión Nacional de Asociaciones y Entidades de Atención a los Drogodependientes (UNAD), Juan Ignacio Jiménez, cree que las medidas exclusivamente policiales no son las más adecuadas. "La Comunidad dice que hacen falta de 4.000 a 5.000 plazas de metadona, pero nosotros creemos que hace falta el doble, unas 9.000. En toda la región hay 40.000 heroinómanos y sólo 5.000 reciben algún tipo de atención", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 1997