Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE SAN ISIDRO

El matador retirado Paco Ojeda debuta en Madrid como rejoneador

El sanluqueño quiere dejar atrás esa etapa de su carrera

El matador de toros retirado Paco Ojeda, de 41 años, debuta hoy como rejoneador en Madrid. Después de prepararse a conciencia, asegura: "Estoy encantado con esta nueva faceta". "Tal y como ya hice en mi época de matador de toros" añade, "he incubado la fuerza interior necesaria para convertirme en un rejoneador al que en cuanto le den una oportunidad la sepa aprovechar".

"Intento que mi época como matador de toros quede atrás", dice Ojeda, que fue figura cuando estaba en activo. "No porque me arrepienta de nada, sino porque no quiero verme tentado a volver a enfundarme la taleguilla. Es más, creo que no volveré a hacerlo nunca. Prefiero que los aficionados y los profesionales me recuerden siempre como alguien que lo dejó en el momento culminante de su carrera"."Dejé huella como torero a pie y mi sueño es dejarla a caballo", explica Ojeda. "Los demás rejoneadores son ya veteranos en esto y a mí me falta bastante para alcanzarlos. Llevo poco tiempo, pero con ilusión, afición y esfuerzo todo se supera".

El rejoneador debutante presume de domar él mismo sus equinos: "Empleo infinidad de horas con ellos, que les quito a mi mujer y a mis hijas. Aunque soy un afortunado por tener una familia que comprenda tan bien mi profesión. No obstante, mi mujer sigue preocupándose igual que antes cuando salgo a torear y las niñas aún son pequeñas pero ya se interesan y se preocupan por saber qué hace su papá".

Ojeda ha emprendido esta nueva faceta apoderado por su suegro, José Luis Marca: "Creo que no podría estar con otro mejor. En la fiesta hay muy buenos profesionales, pero yo no cambio a Marca por nadie"

Cairel, Macareno, Lorca y Lebrijano son los caballos estrella de su cuadra. "Tengo plena confianza en ellos. Vienen bien preparados y confío en que sorprendan a los aficionados, que en Madrid los hay y muy buenos".

Paco Ojeda espera que el público venteño le reciba con el mismo cariño de siempre. "Espero"', comenta, "que vean que me siento tan torero a caballo como me sentía a pie

"Medir bien los terrenos y acertar con el rejón de muerte son las claves de mi rejoneo", asegura el debutante, quien siempre fue "un enamorado total y absoluto del toreo a caballo. No me importaba chuparme mil kilómetros en carretera con tal de ver un festejo de rejoneo. Ha sido mi gran pasión".

De los compañeros que se ha encontrado en este nuevo escalafón, dice que son grandes profesionales de los que espera aprender mucho. "Aunque trato de imprimir mi sello de personalidad a todo cuanto hago y no me miro en ningún espejo. Sólo dejo que el sentimiento fluya de una manera natural y sencilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1997