Los negocios del marqués

La oposicion cntica la publicidad desmesurada con la que se paga una obra pública

Al marqués de Salamanca, banquero, negociante y aventurero mercantil del siglo XIX, fundador del ferrocarril de Madrid a Aranjuez y promotor del barrio que lleva su nombre -el más moderno de su época-, quizá no le hubiera disgustado ver su estatua revestida de una lona llena de publicidad con una marca de coches. Sobre todo, a cambio de 19 millones.En realidad, se trata de reformar la plaza del Marqués de Salamanca, y para las obras, ni una peseta ha salido de las arcas públicas: Chrysler ha aceptado encargarse de la operación. Se renovará el alumbrado, el mobiliario urbano, las aceras, y se crearán isletas para ordenar el aparcamiento.

Estos intercambios se han vuelto corrientes (la puerta de Alcalá, la puerta de Toledo, la plaza de Colón o la plaza de la Cruz Verde, por ejemplo, fueron renovadas con fondos privados), pero Chrysler ha conseguido, a cambio de su generosidad, un espacio publicitario nunca alcanzado en este plan de rehabilitación privada de monumentos: 1.000 metros cuadrados de lona en los que aparecen su logotipo y sus coches. Ha habido lonas más grandes, pero con patrocinadores más discretos, se queja la concejal del PSOE Pilar García Peña: "El tamaño de la publicidad es abusivo tratándose de una plaza pública: en este tipo de convenios nunca se ha dejado más de la mitad del espacio de las lonas para publicidad", explica. "En el último pleno del Ayuntamiento propusimos que la propaganda de Chrysler no representara más del 50%; la propuesta fue aceptada, pero no se ha respetado", dice indigna.

La operación puede parecer costosa en comparación con otros sistemas publicitarios: se invierten casi 10 millones mensuales en una sola plaza cuando inundar de vallas toda la ciudad cuesta entre cinco millones y nueve millones. Pero "la relación precio-publicidad es fantástica", defiende Fernando González, del departamento de marketing de Chrysler: "En televisión, un anuncio te puede costar 100 millones de pesetas para dos semanas y lo ve todo el mundo, incluso gente que no te interesa. Aquí lo ven los automovilistas, el público al que tenemos que llegar, y encima haces algo de interés público", añade.

Para el presidente del distrito de Salamanca, Fernando Martínez Vidal, "no es una publicidad excesiva". "Se ven seis carteles donde pone Ayuntamiento de Madrid, y algo tiene que ganar Chrysler, que lo paga todo". El edil indicó incluso que volvería a experimentar la financiación privada muy próximamente, para adquirir una estatua de Víctor Ochoa que representa a Goya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50