Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL 38º JORNADA DE LIGA

Núñez y Robson inician un pulso sobré el banquillo

Bobby Robson se siente desorientado y, al mismo tiempo, presionado por Josep Lluís Núñez. El presidente del Barça pretende imponer la política de hechos consumados, presidida por la contratación de Louis Van Gaal ya sea como director técnico o entrenador del primer equipo, en función de la decisión que tome Robson.La directiva pretende poner al técnico inglés ante la disyuntiva de sentarse en el banquillo en las condiciones impuestas por el club o rescindir su contrato, circunstancia que le obligaría a pagar una indemnización, puesto que tiene contrato hasta 1998. Robson querría mantenerse en el cargo actual, pero se siente ignorado, porque la directiva no le hace partícipe de la planificación para el curso próximo.

Robson se encuentra en un momento de indefinición. Pese a que en público mantiene un respetuoso silencio, el entrenador inglés se siente dolido porque no consigue saber por boca de Núñez noticias que son portada como las realizadas por el presidente al diario Sport en su edición de ayer. "Como dije antes de ganar la Recopa, el organigrama del equipo para la próxima temporada se resolverá el 30 de junio próximo, momento de hacer balance", afirma Josep Lluís Núñez, para añadir después: "Van Gaal está en la órbita del Barcelona -como Serra Ferrer- y vendrá con dos ayudantes".

"Nuestro modelo a seguir", prosigue el presidente azulgrana, "debe ser el del Ajax. El entrenador no debe fichar directamente, debe dar su opinión, si le interesa o no un jugador".

Ese entrenador sería Robson, mientras que Van Gaal ejercería como director técnico y un tercer entrenador -el club aspira a que sea Serra Ferrer, actualmente en el Betis- trabajaría en calidad de director de fichajes. Robson, sin embargo, entiende que su margen de maniobra sería muy corto, no sólo por el marco del Ajax en el que se quiere inspirar el presidente -opuesto al que defiende el inglés- sino por la presencia de Van Gaal y la de sus dos ayudantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1997