HACIA LA AMPLIACIÓN DE LA ALIANZA

Yeltsin: "Si Rusia se opone a una decisión, significará que esa decisión no progresará

El presidente de Rusia, Borís Yeltsin, se aprestó ayer a dar ante la opinión pública su interpretación sobre el acuerdo alcanzado con la OTAN por su ministro de Exteriores, Yevgueni Primakov, y el secretario general de la Alianza, Javier Solana. En una entrevista por televisión poco antes del anuncio del pacto, Yeltsin declaró: "Las decisiones deben ser tomadas únicamente por consenso. Si Rusia se opone a una decisión, significará que esa decisión no progresará".Rusia siempre se mostró categóricamente en contra de la expansión de la OTAN hacia el Este, pero ante la imposibilidad de evitarla, bregó por firmar un acuerdo que eliminara, al menos en parte, los temores que la ampliación despertaba en Moscú. Ante la falta de progreso en los puntos en que hasta ayer aún no se habían superado las divergencias, Yeltsin habló por teléfono esta semana con los líderes de Alemania, Francia y el Reino Unido en un desesperado intento de último minuto de desempantanar las negociaciones. Momentos antes de la entrevista a la televisión, Yeltsin también conversó telefónicamente con Solana.

Primakov, claramente satisfecho, expresó su confianza en que el compromiso logrado sea aprobado definitivamente tanto en el Kremlin como en Bruselas, y señaló que "el secretario general de la OTAN ha luchado hasta el final".

La aprobación del texto acordado por Solana y Primakov es algo que se da por sentado, al menos en Moscú. Tanto es así que Alexéi Grómov, jefe del servicio de prensa de Yeltsin, partió ayer mismo con destino a París para preparar la cobertura informativa del viaje del presidente ruso con motivo de la firma del documento sobre las "relaciones especiales" entre Rusia y la OTAN el próximo día 27.

El documento tiene una serie de cláusulas de carácter vinculante que satisfacen plenamente al Kremlin. Concretamente, las decisiones de la OTAN que afecten a Rusia serán consensuadas con Moscú, según Yeltsin.

"El presidente está satisfecho tanto por el hecho de que estas largas y muy difíciles negociaciones -quizá las más difíciles de todo el periodo posterior al fin de la guerra fría entre Rusia y Occidente- han terminado como por el contenido del documento preparado", manifestó Serguéi Yastrzhembski, portavoz de Yeltsin. Según Yastrzhembski, el texto incluye "una serie de garantías que en gran medida limitan, minimizan las consecuencias negativas que para los intereses nacionales de Rusia tiene la expansión del bloque" occidental.

La oposición comunista criticó el compromiso alcanzado, considerándolo, a priori, malo para Rusia, mientras que influyentes políticos liberales se mostraron escépticos sobre las posibles garantías de seguridad dadas al Kremlin por la OTAN. El jefe de la Cámara alta, Yégor Stróyev, por ejemplo, calificó el acuerdo de simple "Formalidad diplomática".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50