Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sanos inventos del señor Martínez

El Instituto Nacional de Educación . Física guarda un gimnasio del siglo XIX con aparatos de madera

Que el señor Martínez era una eminencia dentro del reducido mundo de la gimnasia decimonónica es algo que saben muy bien en el Instituto Nacional de Educación Física (Inef). Y no es para menos: allí se guardan los 57 aparatos de gimnasia que artesanalmente elaboró, hace más de un centenar de años, con madera de pino y de haya y restos de artillería, el profesor de esgrima y gimnasia del Ejército de Segovia, José María Martínez.Más que guardar la línea, lo que pretendía este hombre en aquella época era rehabilitar y corregir lesiones. Así, por ejemplo, cuentan que para curar la artrosis y reanimar los anquilosados dedos de los pianistas se inventó un tablero bautizado como de uso múltiple. Su funcionamiento lo explica uno de los responsables del Inef, el profesor José Luis Rodríguez: "Tiene varios dinamómetros y dos manos con unos dedales con los que se consigue flexionar y extender los músculos de los dedos y las palmas de las manos".

El tablero en cuestión lleva además una caja con unas bolas para masaje. "También sirven para la celulitis, algo que en aquella época a nadie le preocupaba, pero que el señor Martínez, anticipándose, como siempre, a su tiempo, ya inventó" , explica el profesor del Inef. Ya por entonces, José María Martínez fabricó la primera bicicleta estática y un banco de remos, muy parecido aunque bastante más rústico que los que hoy se utilizan en los gimnasios. "Los podemos considerar como los más primitivos y como el origen de los actuales que equipan las modernas salas de musculación", añade Rodríguez, que guarda con esmero este gimnasio que reposa desde hace 25 anos en una sala del Inef. El conjunto de aparatos adquirirá pronto la categoría de museo. El hallazgo de esta colección (pesas, básculas, escaleras, mazas, y hasta un caballo de madera con el que aprender las posiciones correctas sobre el animal) fue fruto de la investigación de un profesor de Educación Física que dio con un hijo del inventor, quien cedió los artilugios de su padre.

Desde el punto de vista histórico, señalan en el Inef, hay algunos descubrimientos: "Se creía que las primeras escalas falángica y de puñales se emplearon en las pruebas de los marines americanos en 1945, pero en el siglo XIX ya se utilizaban". Por supuesto, eran un invento del señor Martínez.Para información y visitas de instituciones: 589 40 12.

ç

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 1997