Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Fanáticos de Cervantes

Centenares de artistas, políticos y ciudadanos de a pie homenajean al Quijote con un maratón de lectura

Que se sepa, Don Quijote nunca participó en un maratón. Ni deportivo ni mucho menos cinematográfico. Pero al mediodía de ayer, en su homenaje y. ante la celebración hoy del Día del Libro, centenares de políticos, artistas y todos los ciudadanos que quisieron apuntarde iniciaron en el Círculo de Bellas Artes madrileño 24 horas de lectura ininterrumpida de la novela que narra las vicisitudes del hidalgo.La encargada de abrir el peculiar maratón fue la escritora Ana María Matute, con aquello de "En un lugar de la Mancha". "He tenido que hacer esfuerzos para no emocionarme y que se me abrieran los grifos", reconoció la autora.

La ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, también leyó y, al parecer, sacó provecho. "El Quijote tiene enseñanzas para los políticos; muestra, por ejemplo, cómo el sentido común debe estar presente en el Gobierno", afirmó.

Al alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, le preguntaron si se identificaba más con Don Quijote o con Sancho Panza. "Hombre, casi todos nos sentimos más próximos al Quijote, por ser un hombre más espiritual frente al materialismo de su escudero, pero en el mundo yo creo que hay más Sanchos", añadió. El primer edil confesó sentirse a veces un Alonso Quijano luchando contra gigantes como el tráfico, la contaminación y el ruido.

Álvarez del Manzano comprobó, igual que la ministra, cómo se confirmaban sus te'mores. Tal y como habían supuesto, entre los medios de comunicación congregados se encontraban los reporteros del satírico programa televisivo Caiga quien caiga. "Hombre, ya me imaginaba yo que ibais a venir", aseguró al ver acercarse a Pablo Carbonell, eso sí, sin gafas negras. Pero la sangre no llegó al río.

El turno de la avanzadilla política prosiguió con Alfonso Guerra, que dio muestra de bastantes tablas dramáticas. "Claro, en Sevilla perteneció a un grupo de teatro", comentaban los enterados.

Mientras esta primera remesa de famosos abandonaba el lugar, un grupo de alumnos del instituto Beatriz Galindo preparaban sus gargantas para salir a escena. Irene Ávila, una de las alumnas, de 16 años, estaba tan nerviosa que no recordaba ni el fragmento que le había tocado leer. "Uf, es que me temblaba la voz", aseguraba. "La verdad es que a mí no me gusta mucho el Quijote, prefiero cosas más actuales, pero me hacía ilusión leerlo en público", confesaba. "Cuando te imponen un libro se te acaba atravesando", concluía.

Si el periodista y escritor Luis Carandell hubiera conocido el desdén de esta joven por la novela de Cervantes, se le hubieran puesto los pelos de punta. "Todas las noches leo media página", aseguró el autor. "La primera vez que cayó en mis manos tenía yo siete años", añadió.

El cineasta Manuel Gutiérrez Aragón cruzaba los dedos para que no le tocase leer las novelas intercaladas. "Es que no me gustan nada, pero si tengo que hacerlo, lo haré, que yo soy un hombre disciplinado, no en vano he pertenecido al PCE", añadió.

Este autor de una adaptación televisiva del Quijote, con Fernando Rey y Alfredo Landa como intérpretes principales, discrepa de esa idea de que se trata de una narración divertida. "Sería una obra de risa en su tiempo, pero ahora, con el paso del tiempo, hay motivos cómicos que se le escapan al lector".

En su Guinea natal, Las Hijas del Sol oyeron hablar del Quijote, aunque nunca lo leyeron. "Nos parecía buena idea venir aquí, es una forma bonita de potenciar la lectura", explicaba Paloma. Mientras, su tía Piruchi, la otra componente de este grupo musical, se entretenía en otra de las atracciones del día: La novela de los 1. 000 autores, un ordenador en el que los espontáneos escribían cada uno una página de una futura narración.

Como la noche y la madrugada son largas, toda la jornada se aderezó con multitud de actos: exposiciones de libros y esculturas, charlas, talleres de encuadernación, tertulias, videos, cine y conciertos. Incluso sesiones de chill-out (rato de relajo con música ambiental). Está previsto que el maratón concluya al mediodía de hoy, pero, ante la gran afluencia de lectores voluntarios, anoche se anunciaba una ampliación de horario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de abril de 1997