Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Guerra testificará en el juicio del primer caso que denunciaba su presunta corrupción

El alcalde de Barbate (Cádiz), Serafín Núñez, se sienta hoy en el banquillo de los acusados en el juicio del caso Puerto Plata, en el que se evidenció públicamente, por primera vez, la supuesta intermediación de Juan Guerra en el desbloqueo de una operación urbanística. Los hechos se remontan a 1990 y constituyeron el primer escándalo protagonizado por el hermano del ex vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra.Juan Guerra, sin embargo, figura sólo como testigo en la causa y está citado para declarar el próximo día 23 en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz. El tribunal, presidido por el magistrado Alberto Rodríguez Martín, rechazó ayer la petición de las partes personadas en el caso para que se declarasen nulas las actuaciones por haberse dado la indefensión de sus clientes. En concreto, el abogado de Núñez, Manuel Miralles, denunció que se produjeron diversas incidencias durante la instrucción, como por ejemplo, la de citar en sendas ocasiones como testigos a dos imputados o la existencia de un foliado incorrecto.

Junto con Núñez, en la actualidad perteneciente a una candidatura independiente tras abandonar el PSOE, están acusados los concejales socialistas de aquella corporación, Francisco Tamayo y Rafael Quirós, así como el secretario del Ayuntamiento barbateño, José Mata. Todos ellos se enfrentan a una petición de entre seis y 12 años de inhabilitación; entre dos y 14 años de prisión, así como a sanciones por valor de 16 millones de pesetas, según los casos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de abril de 1997