Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Otra vez Greenspan

La Bolsa de Madrid sufrió ayer de nuevo las consecuencias de los discursos de Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (banco central), sobre una posible subida de tipos. Cayó 7,74 puntos (1,63%), para situar su índice en el 467,59%. Wall Street acusó también el efecto Greenspan. Llegó a perder durante la sesión 78 puntos, aunque luego limitó el retroceso a 57,40 puntos, para cerrar a 6.820,28.La bolsa española confirma a cada minuto que este va a ser un año movido, y lo hace a través de un valor, como Adolfo Domínguez, o por dejarse influir con demasiada facilidad por otros mercados. Las acciones de Adolfo Domínguez encontraron ayer la liquidez que les faltó en los días anteriores y los especuladores pudieron dar rienda suelta a sus expectativas.

Atrás queda el bloqueo del sistema, una valoración de la sociedad bastante incomprensible y 3,3 millones de acciones negociadas, cifra que parece implicar a las sociedades, y no sólo a los particulares, en el proceso especulativo.

El problema es que el índice se ha vuelto a acercar al nivel inferior de la banda de fluctuación definida por los analistas, lo que le obliga a demostrar que puede superar el bache en base a expectativas futuras. Y es bastante complicado, cuando ese futuro por el que se apostaba está cada día más cuestionado. El único alivio fue que las grandes bolsas europeas bajaron bastante más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de marzo de 1997