Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla campal entre trabajadores y policías por el cierre de los astilleros de Gdansk

Las marchas pacíficas contra el cierre de los astilleros de Gdansk, cuna del sindicato Solidaridad, se han acabado. La policía antidisturbios polaca cargó ayer contra un grupo de trabajadores que había ocupado el Ministerio del Tesoro. Tras una breve negociación y ante la negativa de los sindicalistas de abandonar el gabinete del ministro, cargaron contra ellos.Durante 10 minutos, los agentes trataron de salvar una barricada de muebles ministeriales usando porras y gases lacrimógenos. Los obreros respondieron con macetas. En un momento dispararon con los cuatro extintores que había en el pasillo. La batalla terminó con un balance de unas cuantas piernas torcidas y unos rasguños.

El líder de Solidaridad, Marian KrzakIewski, declaró que la acción policial era una "provocación" de las autoridades a las que responderán con firmeza. Ayer por la noche se reunió la plana mayor del sindicato para decidir si debía convocarse una huelga general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 1997