Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica rechaza la rebaja de tarifas de interconexión que propone Fomento para Airtel

El ministro de Fomento y el presidente de Telefónica están a la greña. Telefónica ha hecho saber a los interesados (Fomento y Airtel) que no firmará ningún acuerdo sobre compensaciones a esta empresa, tal y como exige Bruselas, si éste contempla una rebaja de las tarifas que paga la compañía de teléfonos móviles por la interconexión a la red fija. Fomento ha adelantado también la concesión a Airtel de una nueva licencia, sin coste alguno, para que pueda ampliar sus actividades. Telefónica sigue sin pronunciarse sobre los rumores que apuntan a una alianza entre la operadora española y British Telecom, operación que con toda probabilidad forzaría su salida del consorcio europeo Unisource.

Telefónica celebra mañana su junta anual de accionistas, que será la primera tras su total privatización. En la misma se debatirán con toda probabilidad los tres grandes frentes que tiene abiertos. De una parte, el contencioso con Fomento a raíz del pacto que intenta cerrar con Airtel para compensarle por el canon de 85.000 millones que esta compañía pagó para iniciar su servicio. De otra, la compensación que negocia con el Gobierno a cambio de reducir las tarifas de interconexión a Retevisión, la sociedad que competirá con Telefónica en telefonía básica cuando se privatice. Y por último, el cambio en sus alianzas internacionales.El acuerdo con Airtel, que debe aún recibir la aprobación de Bruselas, ha de ser negociado con Telefónica, ya que es ésta, la que debe rebajar las tarifas por interconexión a su red fija. En teoría, el Gobierno ya no puede forzar a una empresa privada a bajar sus tarifas. Menos aún, a aplicar una rebaja mayor para la competencia que para sus filiales MoviLine y MoviStar.

Telefónica quiere que el pacto con Airtel se enmarque en una reestructuración completa de tarifas, incluidas la de interconexión a la red fija de las nuevas compañías de teléfonos (Retevisión y las televisiones por cable).

Al principio, la tarifa de interconexión fijada por Fomento fue de 2 pesetas por minuto para Retevisión, pero esta semana, tras la intervención de Juan Villalonga, presidente de Telefónica, la, cifra se ha situado en 3,5 pesetas.

Además, Fomento ha tenido que incluir algunas compensaciones adicionales a Telefónica en la orden ministerial que prepara. Entre ellas, la posilbilidad de que Telefónica incremente en 100 pesetas la cuota de abono a los consumidores -que aumentaría en 20.000 millones los ingresos anuales de la compañía- para equilibrar sus tarifas.

De otra parte, ayer el diario Financial Times anunció una alianza entre Telefónica y British Telecom (BT) para la entrada de ésta en Telefónica Internacional, filial de la primera. La compañía española no quiso hacer comentarios sobre ese extremo. La operación supondría un cambio radical en el mapa internacional de las telecomunicaciones. De una parte, podría forzar la salida de Telefónica del consorcio europeo Unisource, en el que tiene un 25%.

Sus tres socios en Unisource (la holandesa KPN, la sueca Telia y Swiss Telecoms) han pedido repetidamente a Telefónica que aclare sus pactos con BT. De otra, sería un duro golpe para la estadounidense AT&T, cuyo socio en Europa es Unisource. Además, MCI, el principal competidor de AT&T y socio internacional de BT, aumentaría su presencia en Latinoamérica, que no gusta a Unisource.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 1997

Más información

  • La multinacional española evita pronunciarse sobre una alianza con British Telecom