Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo se muestra optimista sobre la evolución de la inflación

El gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, se mostró ayer optimista sobre la evolución futura de la inflación. Repartió los méritos de esta corrección entre el Gobierno del PP y el cambio de fortuna. Rojo estimó que tras el buen IPC de febrero (bajó un 0,1%), los precios "han regresado a la normalidad" tras las "desgracias" que provocaron las fuertes subidas de precios de 1996.En unas breves declaraciones a la prensa tras su intervención en un seminario del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Barcelona, Rojo comentó distendidamente que el control de los precios en 1996 le convirtió en un "experto en gastronomía". Vigilaba la "subida del aceite, el pescado y el problema de las llamadas vacas locas, que encarecieron el precio de la carne".

Al comparar esa situación con la actual, el gobernador señaló: "ahora está ocurriendo lo contrario porque por fin está bajando el precio del aceite y del pescado, mientras que ya es menor el efecto de las vacas locas, lo que ha provocado una caída del precio de los alimentos".

"Esto es lo normal, lo anormal es lo que pasó en 1996", dijo. El gobernador afirmó que el año pasado la inflación hubiera estado cerca de los niveles actuales -2,5%- si esos problemas no se hubieran producido. Rojo rehusó hablar sobre nuevas bajadas de los tipos de interés, pero expresó su confianza en la marcha de la economía: "En conjunto soy bastante optimista, respecto a la evolución de la inflación y de la economía". Aseguró, finalmente, que el consumo "va mejor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 1997