Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atutxa defiende con un vídeo que la Ertzaintza disparó en Bilbao para evitar un "linchamiento"

Era un enfrentamiento cantado. El consejero de Interior del Gobierno vasco, Juan María Atutxa, y el portavoz de Herri Batasuna, Arnaldo Otegi, se enzarzaron ayer en un duro enfrentamiento verbal, con insultos incluidos, en la comisión de Instituciones e Interior del Parlamento de Vitoria. Atutxa compareció a petición propia para justificar los disparos de ertzainas que hirieron a dos personas antes del comienzo de la manifestación de HB del día 15 en Bilbao. "Fue un intento de linchamiento" dijo, apoyándose en un vídeo, de casi 20 minutos. "A usted le sobra cara, y es todo mentira", acusó Otegi, que calificó la versión del consejero de "realidad virtual". "Usted habla a nivel barriobajero" replicó Atutxa, "y está cargado de odio".

La versión del departamento de Interior del Gobierno vasco y la que ofreció HB tras la manifestación, y mantuvo ayer su portavoz Arnaldo Otegi están en las antípodas. Tanta distancia entre todos los partidos y HB, que tiene a parte de su Mesa Nacional en prisión por colaboración con banda armada, acabó en un rifirrafe cargado de tensión.Atutxa se apoyó en un vídeo de casi 20 minutos en el que se aprecia el desarrollo de los hechos. El operativo policial, que incluía a 17 furgones por las cercanías del recorrido de la manifestación, fue modificado a instancias de la parlamentaria de HB lone Goirizelaia, que pidió que dos dotaciones policiales abandonaran la zona para evitar incidentes.

Esas dos furgonetas sufrieron el primer ataque cuando se trasladaban a otro lugar. Pero quien fue objeto de una agresión más grave fue otro vehículo que se dirigía al final de la marcha y quedó aislado entre la gente. Atutxa disculpó, sin embargo, a la parlamentaria y explicó que, a su entender, no existe relación causa-efecto entre la petición de HB y lo sucedido. "El hecho de que entraran 40 encapuchados por un pasillo de gente en medio de aplausos explica que ya estaba previsto el ataque en uno u otro momento", declaró.

Ataque brutal

El vídeo permite ver el brutal ataque de decenas de manifestantes con piedras, papeleras y todo lo que encontraban a mano a los miembros de la última patrulla que se quedó aislada poco antes de que comenzara la marcha. Los agentes dispararon "para evitar ser linchados", declaró Atutxa, en medio de una refriega en la que perdieron una pistola, el casco, una, mochila con munición, y en la que seis policías resultaron heridos. El resultado de los disparos fue que Santos Iragi Hualde, de 48 años, recibió un balazo en el muslo, y que Pedro Hernando lzkarra fue alcanzado por otro en la zona lumbar. Otras 14 personas resultaron heridas.Atutxa explicó cómo fueron interceptados dos vehículos de la Ertzaintza que acudían a auxiliar a otros dos que estaban siendo atacados, y cómo, al ser interceptados, los agentes de la primera patrulla descendieron para retirar a los congregados.

El uso de material antidisturbios fue insuficiente, aseguró Atutxa, y "el bloqueo se resolvió cuando cinco agentes, ubicados en distintos lugares, y sin otros recursos disponibles para eludir la situación, realizaron varios disparos intimidatorios con sus armas reglamentarias". El consejero añadió que en las imágenes se ve que los agentes fueron "concienzudamente perseguidos" y hubo "voluntad criminal de los agresores", que, según los ertzainas, "querían asesinarlos a golpes".

Atutxa añadió que, "ante la gravedad de la situación" (en el vídeo se ve a un agente golpeado en la cabeza con una papelera, despojado de su casco y apaleado), el responsable de las furgonetas hizo dos disparos al aire y, al reproducirse las agresiones, otro agente disparó desde una furgoneta. Atutxa defiende la hipótesis de que los objetos que golpeaban a los agentes alteraron probablemente el ángulo de tiro e hicieron posible que hubiese heridos.

Los partidos democráticos, de forma unánime, consideraron proporcionada la actuación de la Ertzaintza. PNV, PSE, EA, PP, IU y UA así lo hicieron constar, aunque también recomendaron a Atutxa que mejore los dispositivos policiales en las manifestaciones de alto riesgo.

Para el PNV, los hechos responden a una estrategia basada en "el odio como motor", y una campaña encaminada a crear "un enemigo cercano", frente a los ya conocidos "enemigos lejanos". "Aquí se está cociendo políticamente algo", apuntó el portavoz Joseba Egibar.

En cuanto a los socialistas, por boca de Rodolfo Ares, apuntaron a HB como único culpable de la falta de democracia en Euskadi. El PP se mostró convencido de que el riesgo físico que corrieron los agentes justificaba el uso de las armas. "Las imágenes son lo suficientemente evidentes", dijo Leopoldo Barreda. "Los únicos tesponsables", añadió, "son los agresores y quienes los dirigen".

"Quienes impulsan esto son unos irresponsables", declaró Jasone Irarragorri, de Eusko Alkartasuna. Sin desmarcarse, del resto de fuerzas, el coordinador de Izquierda Unida, Javier Madrazo, pidió a Atutxa que diga "quién es, el responsable directo del despliegue policial del día 15". Unidad Alavesa, agradeció al consejero de Interior el papel que juega al frente de la policía y le aconsejó: "Hay que terminar con el complejo de culpabilidad y ejercer la autoridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de febrero de 1997

Más información

  • "A usted le sobra cara, y todo es mentira", dice un diputado de HB al consejero de Interior