Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos morbo

De acuerdo con los resultados del testódromo en los últimos meses, los espectadores huyen, de la violencia y de lo trágico, en grandes dosis; digieren mejor la mezcla de asuntos cómicos y dramáticos. El morbo ya no está tan de moda como en otras temporadas. De hecho, los reality shows de consumo masivo han derivado hacia lo social y la solidaridad. A horas menos familiares y más nocturnas, las escabrosidades y los temas cañeros siguen reinando.A los telespectadores, les gustan las cosas divertidas y sorprendentes y, sobre todo, las tramas reales, aunque estén un poco idealizadas o exagera das, pero que mantengan un mínimo de verosimilutud. Siguen a personajes con gancho, quieren una implicación emocional con las series de ficción. "A mí lo que me importa es que me pueda creer la historia, que tenga algo que ver con mi vida cotidiana y que me pueda identificar con lo que le pasa al personaje. En la tele veo un poco de todo, pero me gustan mucho las series actuales", dice Mercedes, de 55 años, que ha colaborado en el test de Menudo es mi padre en el que se decidía la vida del personaje, interpretado por El Fary.

Los doctores en audiencias diagnostican como fórmulas televisivas de éxito los programas de cotilleo liviano y la versión frívola de la realidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997