Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una embarazada esconde en el intestino más de un kilo de cocaína

En el hospital Gregorio Marañón permanece ingresada una mujer, Morelia P. C., de 36 años, embarazada de dos meses. Cuando reciba el alta médica pasará a disposición judicial por un delito de narcotráfico. En el intestino escondía más de un kilo de cocaína, según informaron ayer fuentes de la Jefatura Superior de Policía. Hasta el momento, la mujer ha expulsado ya 157 bolas de cocaína, de unos seis gramos de peso cada una. En total, cerca de un kilo de droga.Los médicos del hospital, además de cocaína descubrieron que la mujer estaba embarazada de dos meses. Ante el peligro que puede suponer para el feto la rotura de alguna de las bolsas de droga, se decidió que la paciente quedara ingresada en el citado hospital.

El jueves pasado, agentes de la comisaría de La Latina sospecharon de los movimientos de Morelia P. C. Eran las 15.00 y la mujer deambulaba sin rumbo fijo por la plaza de España. Finalmente tomó un taxi. La policía siguió al vehículo, que se dirigió hasta el final de la calle de Costa Rica (distrito de Chamartín). Una vez en el destino, la policía decidió parar a la sospechosa y solicitarle la documentación.

La mujer había llegado hacía tres horas a Madrid en un vuelo procedente de Medellín (Colombia), con escala en Bogotá. En el bolso llevaba 50 envoltorios con cocaína, 2.000 dólares y un billete de regreso para hoy domingo. La detenida confesó que en el intestino llevaba, aún sin expulsar, muchas más bolsas con droga.

En su primera declaración a la policía, Morelia P. C., de nacionalidad colombiana, aseguró que unos compatriotras suyos la obligaron, bajo amenaza de muerte, a viajar a Madrid con la cocaína escondida en bolsas en su cuerpo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997