Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos defenderá "caiga quien caiga" el plan de fútbol televisado

La guerra del fútbol registró el viernes por la noche en Huesca una nueva escaramuza cuando el vicepresidente Francisco Álvarez Cascos aseguró, ante simpatizantes del PP y en tono mitinero, que el Gobierno, para "evitar procesos de concentración", defenderá "la libre retransmisión de partidos de fútbol, caiga quien caiga". Felipe González se considera el principal destinatario de esta advertencia.

Entre ovaciones entusiastas, Cascos defendió el proyecto de ley aprobado el viernes porque "defiende el interés general, garantiza la libertad de información y promueve la libertad de empresa", además de resolver una situación que, "desde el punto de vista del mercado, acabará siendo indeseable" sino se regula. Tampoco regateó críticas a los medios de comunicación contrarios a la política gubernamental: "Es triste el espectáculo que están ofreciendo algunas empresas informativas al convertir sus medios en boletines de propaganda". Y con tono enérgico remató que el Ejecutivo "no ha aceptado, no va a aceptar ni aceptará ningún tipo de presión"."No habrá cámaras, micrófonos o plumas que no puedan acceder a los recintos deportivos", dijo, lo que supondrá, en su opinión, una garantía para la libertad de información.

Aparte de la reacción de Felipe González en Sevilla, las declaraciones del vicepresidente del Gobierno suscitaron otras críticas socialistas, como la del ex presidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina, quien afirmó en Alicante que el "caiga quien caiga" del número dos de José María Aznar es una frase "más propia de la jerga cuartelera que de un miembro del Gobierno", y que le da miedo "porque parece que el PP quiera crear otro Valle de los Caídos virtual", informa Carmen E. Collado.

González, sin metadona

Manuel Núñez, diputado y miembro de la dirección del PP, pareció darle la razón cuando replicó desde Madrid que las ironías de González en Sevilla sobre los planes de financiación autonómica del Gobierno reflejan que "tiene tal mono de poder que no hay metadona que lo alivie" que "le vendrían bien dos legislaturas sabáticas" y que pretende desalojar a Aznar de La Moncloa a costa de los andaluces".Su compañera de partido Ana Mato, portavoz para asuntos de telecomunicaciones, consideró, por su parte, "cínica" la propuesta del líder del PSOE de dar medicinas o libros de texto gratis en lugar de fútbol en abierto, cuando, afirmó, el único dinero que actualmente reciben los clubes procede de un plan de saneamiento aprobado durante la etapa socialista. Añadió que González no puede hablar de despilfarro de dinero público porque su Gobierno dio un tipo de IVA reducido (el 7%) a una televisión de pago (Canal +) pese a que "no les correspondía, porque es sólo para servicios esenciales". Silenció que entre las actividades económicas que todavía hoy tienen ese tipo de impuesto reducido figuran parques de atracciones, zoos, salas de fiesta y discotecas, circos, teatros, cines y comida de encargo.

Por su parte, el líder de Unió Democrática de Catalunya, Josep Antoni Duran, lanzó una de cal y otra de arena al Gobierno al considerar como "la cara" de su actuación las medidas liberalizadoras de la economía, y como 1a cruz" su actuación en el tema de la televisión digital y las retransmisiones deportivas. Duran advirtió al Gobierno contra los excesos populistas en favor de los partidos de fútbol, pidió prudencia y abogó por un acuerdo que "debe implicar el cambio de algunos de los criterios que se han aireado".

La portavoz de Deportes de Izquierda Unida, Inés Sabanés, también entró en la polémica. En declaraciones a la Cadena SER aseguró que el proyecto de ley significa "un retroceso frente a las estructuras del deporte" conseguidas "a través de la ley de 1990". En su opinión, ha habido "precipitación", y habría sido mejor "matizar y concretar el interés general en lo que afecta a todos los derechos que están en concurrencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997

Más información

  • El PP cree que González tiene "mono de poder"