Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Aquí y está pasando algo muy grave"

, Unos 200 artistas, entre ellos el actor Michel Piccoli y el cineasta Bertrand Tavernier, viajaron ayer a Tolón en un llamado Tren de la Libertad para oponerse a las prácticas totalitarias del alcalde ultraderechista de la ciudad. El alcalde, Jean Marie le Chevallier, aliado con el prefecto gaullista Jean-Charles Marchiani, ha despedido a Gérard Paquet como director del Teatro Nacional de Chateauvallon (en las afueras de Tolón) aspira a cerrar el centro, pese a la oposición del propio Ministerio de Cultura. Le Chevallier prohibió la manifestación encabezada por los artistas, a la que se sumaron varios miles de personas, con el argumento de que era "política". La manifestación se desarrolló, sin embargo, sin incidentes graves, salvo la detención de cinco jóvenes.

Paquet, fundador de Chateauvallon, se erigió desde el primer momento en jefe de la oposición local a Le Chevallier. Este, apoyado por el prefecto (un gaullista partidario del pacto con el FN) y por un juez ultra (que alcanzó reciente fama por inhabilitar profesionalmente a un grupo de rap) inició una operación de acoso y derribo contra Paquet que ha concluido, por ahora, con su cese.

Le Chevallier denegó en septiembre el premio literario de Tolón al escritor judío, Marek Halter y le calificó de persona non grata, alegando que su "cosmopolitismo` era ajeno al espíritu de una ciudad francesa. Halter formaba parte ayer de la manifestación contra el FN. "En la biblioteca municipal ya no hay periódicos de izquierdas y los hay, en cambio, ultraderechistas. El teatro de Chateauvallon está en peligro de desaparecer. Los judíos como yo somos non gratos. Aquí está pasando algo muy grave, las libertades están amenazadas", proclamó Halter.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997