Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dentro del 'Efecto F'

Francis Lorenzo presenta esta noche en Antena 3 la competencia al "Mississippi"

, Esta noche, a las 23.45, el Efecto F comenzará a inocular las tele-pantallas. Desde un enorme teatro-estudio construido para la ocasión en Antena 3, Francis Lorenzo es el propagador de un virus nocturno que pretende provocar durante casi dos horas "más sonrisas que carcajadas" y en el que el morbo, dicen, no llegará al río, 4-7 porque "el humor será sano". El rey de la ribera de los late night a la española es ahora Pepe Navarro en Tele 5, con Esta noche cruzamos el Mississippi. En la misma franja horaria, en directo de lunes a jueves, tiene un competidor a partir de ahora. Según los responsables de Efecto F, "hay sitio para dos" y reivindican la diferencia de estilos. Para empezar, si el decorado del Mississippi es azul, éste es rojo. Pero obviedades aparte, entre los contenidos del Efecto F -producido por Antena 3 y Factoría de Ficción- no están previstos ni venenos, ni trabajadores diversos del sexo ni misterios criminales por resolver. Aunque pueden aparecer delincuentes como alguien que cocina albóndigas con comida para perros. "No habrá f de ofensivo", dice Francis Lorenzo. El presentador -que ya se estrenó como tal en un programa de variedades de la cadena autonómica TVG- proviene (¿se acuerdan de Julio?) de una exitosa telecomedia blanca, Médico de familia, y el actor gallego quiere proseguir con la blancura en su nuevo programa: "Me encantaría propagar entre los espectadores el efecto entretenimiento". Pero ¿hasta qué punto se puede ser inofensivo en plena nocturnidad? "Yo digo blanco, como sinónimo de positivo, de conocer otros aspectos de los famosos al margen de su profesión, de cuidar a las personas invitadas, no de tratar de reírme de ellas. Desde luego, no me voy a convertir en un monje, pero no voy a hacer striptease; haré cosas más sutiles o más profundas, ya veremos", apunta, y asegura que en los guiones -40 personas trabajan en la redacción- se va a medir el factor provocación. "Es un programa en el que uno debe mojarse ante ciertas cosas. Esto no es para menores de 18 años, contamos con un público maduro. Creo que podemos hablar de política o de lo que sea como habla una persona de la calle. Siempre habrá actualidad, comentarios de las cosas que pasan a lo largo del día".Así que hoy Francis Lorenzo pasará revista a los temas que palpitan tanto en las tertulias de radio o de televisión como en las páginas de los periódicos o en las colas de autobús y los mercados. Puede que salga a la calle o que traiga la calle al estudio. Asegura que habrá sorpresas, aunque eso le suponga comparaciones, pero "no voy a ser un Gemio 2", se defiende. "Mi programa no va a tener la misma finalidad que el de Isabel Gemio. Yo lo que voy a hacer es delatar, descubrir secretos y mentiras que la gente ha guardado durante un tiempo y no se ha atrevido a decir". Y para que la aludida lo certifique hoy la invita al programa.

Para el contrapunto musical, contará con la actuación del grupo Texas. El punto de música habitual lo pondrá el humorista Pepin Tre al frente de su banda. Como ejemplo de hombre autosuficiente dentro del surrealismo cotidiano será entrevistado Periquito, torero y taxista y "fundador del telepiropo". También habrá sketches o historietas cómicas y a lo largo de los próximos programas se desarrollará la minicomedia Turno de noche, sobre una loca comisaría de policía. La cárcel del decorado nunca estará vacía; adentro irá a parar quien se lo merezca, ya sea un personaje famoso o alguien del público.

Y parece que Francis Lorenzo ha aprobado el test del público a juzgar por lo sucedido durante la grabación del piloto del Efecto F. Le aplauden, le ríen, le animan y desde el sector femenino no dejan de gritarle "¡guapooooo!". Eso le halaga y le da confianza en su poder comunicador. "Me alegra mucho, porque ves que transmites un poquito y conectan contigo. Para este tipo de programas es fundamental el apoyo del público del estudio. Si no se mueven ni reaccionan, malo, lo pasas fatal", confiesa. El presentador, pasando bastante de consultar papeles y crecido según avanza el espacio, transita incansable por el escenario y entre las butacas, espiado a buen ritmo por siete cámaras.

Con el piloto pulido de aristas, y al borde del estreno, a Francis Lorenzo aún no se le ha ido el miedo. "Debí estar borracho cuando le dije que sí a Antena 3", bromea.

¿Y qué es más temible, una crítica demoledora o la presión de la audiencia? "A la crítica, por supuesto le temo. Es mi primer programa y me pueden destrozar. Es una faceta nueva que estreno y me encantaría que fueran un poco condescendientes conmigo, porque eso te salva la cabeza. Pero lo de las audiencias es inevitable. Cuando uno acepta un reto de una televisión ya sabe que va a depender de una audiencia. Aunque hagas el mejor programa del mundo, si no lo ve la gente, pues te vas para tu casita. Las audiencias hay que tenerlas siempre presentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de febrero de 1997