La leyenda de Lawrence de Arabia

El documental de Canal + 'Aventuras del siglo XX' recuerda a un hombre mítico

Incluso antes de que el periodista Lowell Thomas y el escritor Robert Graves publicasen sus primeras biografías en los años veinte, la figura de Lawrence de Arabia ya era una fuente de leyendas, que no han hecho más que multiplicarse- con los años. Pocos personajes históricos han despertado una fascinación tan profunda como este escritor, arqueólogo, cartógrafo, traductor, fotógrafo y soldado que, durante la I Guerra Mundial, ayudó a las tribus beduinas de la península arábiga a luchar contra los turcos y, posteriormente, a conseguir su independencia.El autor de Los siete pilares de la sabiduría es el protagonista del segundo documental de la serie Aventuras del siglo XX, que Canal + emite hoy a las 15.00 horas. "Soy una persona bastante complicada y eso es malo para una simple biografía", dijo T. E. Lawrence (1888-1935) a Robert Graves. Los autores de este documental, realizado por la productora canadiense 20th Century Adventures y dirigido por Christopher Rowley, se han enfrentado con una habilidad extraordinaria a la labor de reconstruir en 50 minutos la vida de un personaje inabarcable, sin el que es imposible entender la historia contemporánea de Oriente Medio.

A través de testimonios, imágenes de época y también de minuciosas reconstrucciones, este documental se sumerge en la figura de un hombre atormentado y heroico, mitad británico, mitad beduino, que consiguió unir a las tribus árabes entorno a la figura del príncipe Faysal y que tuvo la lucidez de aplicar la guerra de guerrillas al desierto, donde los combatientes se convierten en fantasmas que surgen de la nada para atacar al enemigo.

Como ocurre con todas las grandes figuras históricas, la narración precisa y documentada de los hechos no hace más que acrecentar la leyenda y el misterio que rodean a un personaje. El documental, como también hizo David Lean en su magistral biografía cinematográfica protagonizada por Peter O'Toole, se detiene en los momentos cruciales de la vida de Lawrence. Cuando sólo llevaba unos meses en Arabia, tuvo que ajusticiar a un hombre cumpliendo las leyes de una tribu y comprendió que en el desierto "la muerte vive en el viento". La épica toma del puerto de Aqaba por un puñado de beduinos o las salvajes torturas a las que fue sometido cuando los turcos le capturaron en Dará y la espiral de violencia en la que cayó a continuación también forman parte de esta leyenda histórica.

Escritores como Graves, W. H. Auden, E. M. Foster y Bernard Shaw o políticos como Winston Churchill han analizado la figura de Lawrence. Lowell Thomas le mitificó en vida a través de un espectáculo basado en imágenes que tomó durante la guerra, que fue visto por más de un millón de personas en el Reino Unido. Sin embargo, Lawrence de Arabia también despertó odios acérrimos en los sectores más conservadores de la sociedad británica. Durante años vivió atormentado porque se consideraba un traidor ya que, en nombre del Reino Unido, hizo promesas a los árabes que no pudo cumplir y fue un defensor a ultranza de su independencia.

T. E. Lawrence fue un personaje lleno de matices y recovecos, un hombre que encarna una profunda contradicción: fue un funcionario colonial que se rebeló contra su propio imperio, que se vio absorvido por la fuerza de una cultura que, tras siglos de dominación, luchaba por su libertad. Hoy, Oriente Medio es todavía una región violenta, un lugar donde los seres humanos siguen luchando entre ellos y contra el desierto, que estará marcado para siempre por el espíritu de "un soñador que creyó que un hombre podía cambiar la historia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de febrero de 1997.