Cinco constructoras optan al tren privado de Arganda

, La idea funciona, de momento. El gobierno regional, del PP, se sacó de la chistera un novedoso concurso para que las empresas privadas financiaran 20 nuevos kilómetros de ferrocarril para unir Vicálvaro con Rivas-Vaciamadrid y Arganda. Era la primera iniciativa de este tipo que una Administración ponía en marcha para ampliar la red de cercanías con el dinero de otras empresas.Dos operadores públicos de transporte -Metro de Madrid y Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha (Feve)- y cinco grandes constructoras privadas (Ferrovial y Agromán, que apoyan la oferta de Feve, y FCC, OCP y Cubiertas-Entrecanales, que se presentan con Metro) han aceptado el reto. Renfe no mostró ningún interés.

La Consejería de Obras Públicas abrió ayer las plicas del concurso y se topó con 84 alternativas distintas, con precios y trazados diversos, para su tren privado de Arganda.

La propuesta de Metro ACP / FCC y Cubiertas-Entrecanales incluye 74 opciones. La de Feve / Ferrovial / Agroman tiene 10 variantes.

Este rosario de posibilidades anima al consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés, principal impulsor de la idea. "Con la respuesta conseguida de constructoras y empresas de transportes garantizamos que se hará el tren a Arganda. Se han molestado en trabajar y estudiar con mucha seriedad el proyecto. Adjudicaremos el concurso a finales de febrero, esperamos inaugurar la nueva vía a principios de 199T', señala Cortés.

La Comunidad calcula que las empresas privadas deberán desembolsar cerca de 15.000 millones entre los 20 kilómetros de trazado y el material móvil necesario. Se aprovecharán de esta obra, según las cuentas de Cortés, unas 25.000 personas al día. "Y además servirá a unos municipios que ahora tienen 60.000 habitantes pero que, con los crecimientos residenciales previstos, llegarán a los 100.00".

La nueva línea ferroviaria conectará con la estación de metro de Vicálvaro, donde se construirá un intercambiador.

Recuperar la inversión

Las empresas recuperarán su inversión por dos caminos: explotarán la concesión durante 30 anos y recibirán una subvención de la Comunidad por cada viajero- transportado. "Si esta fórmula funciona, la aplicaremos en otros puntos", anuncia Cortés.

El edil socialista Eugenio Morales, consejero del Metro, duda de la rentabilidad social del nuevo tramo ferroviario. Y critica la decisión de Cortés: "Ha embarcado en este concurso a Metro, que es una companía que funciona bien y que no tiene por qué arriesgarse en proyectos dudosos. Antes habría que estudiar si los problemas de transporte en esa zona se pueden resolver construyendo un carril para vehículos de alta ocupación en la carretera de Valencia. No es bueno participar en esta aventura por el capricho de un consejero". Cortés le replicó: "Sí, es un capricho mío. Y ojalá que todos mis caprichos sean como éste".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de febrero de 1997.

Lo más visto en...

Top 50