Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Era un policía que medía muy bien sus pasos"

Juan Hernando Sanz ingresó en el Cuerpo Nacional de Policía el 1 de septiembre de 1973. Tras su paso por la escuela policial y el periodo de prácticas fue destinado, en mayo de 1975, a la comisaría de Carabanchel. Desde ese día prestó servicio en la calle en coches radiopatrulla. "Era una persona que medía muy bien sus pasos", comentó anoche un compañero de la Comisaría de Carabanchel. "No era la primera vez que se enfrentaba a una situación delicada", aseguró otro compañero, que recordó varias acciones arriesgadas: "Se ha jugado la vida en muchas ocasiones y un día consiguió detener a un delincuente armado".

El agente fallecido contaba con varias felicitaciones en su historial profesional y participó en el dispositivo de seguridad de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992. Sus compañeros de comisaría le definieron como una persona "reservada, familiar y volcada con los demás". "Si a alguién había que pedirle un cambio de turno, ése era a Juan", señalaron.

Juan Hernando es el cuarto agente de la comisaría de Carabanchel que fallece en acto de servicio. En 1986 un asaltante mató al policía Eleuterio Gallego Polo., Dos años antes perdieron la vida José Antonio Requena y Marcelino Clemente Vaquero en la calle Camino Viejo de Leganés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de diciembre de 1996