Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martín Villa, el juez Garzón y el abogado Argote estaban entre los objetivos del 'comando Madrid'

Los nombres del ex ministro del Interior y actual diputado del PP Rodolfo Martín Villa, de los jueces Baltasar Garzón y Carlos Bueren y del abogado Jorge Argote, defensor de varios imputados en el caso Lasa-Zabala, figuraban en los planes intervenidos por la policía en el piso del comando Madrid descubierto el pasado 28 de noviembre, según fuentes de Interior. En la vivienda, además, se han hallado datos sobre jefes y oficiales de la Guardia Civil, comisarios de policía y empresarios, así como documentos sobre el atentado perpetrado en Vallecas en diciembre de 1995 y otras acciones de ETA.

La organización terrorista había elaborado croquis en los que aparece señalado el despacho que el juez Garzón ocupa en el segundo piso de la sede de la Audiencia Nacional, detallando las ventanas, además de otras informaciones sobre sus movimientos y los escoltas que habitualmente le acompañan, según fuentes de la investigación. También constan referencias a su ex compañero Carlos Bueren, que trabaja en un despacho jurídico privado tras abandonar la Audiencia Nacional hace unos meses.El ex mínistro Martín Villa, actual presidente de la Comisión de Justicia e Interior del Congreso había sido objeto de seguimiento por parte de los activistas de ETA, que habían elaborado planes para atentar contra su vida. Los terroristas controlaron sus llegadas y salidas al palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Jorge Argote, defensor de los guardias civiles procesados por el secuestro y asesinato de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala en 1983, también figuraba en los planes del comando. El nombre de Argote solamente consta en una libreta hallada en el piso de la calle del Doctor Fleming y, por el momento, la Brigada de Información de Madrid no ha descubierto que hubiera sido objeto de seguimiento y control. "Tengo la seguridad de que de forma inmediata me pondrán la misma protección que al juez Baltasar Garzón", ha declarado Argote.

En la misma libreta había nombres de otros magistrados, empresarios, jefes y oficiales de la Guardia Civil y del Cesid, comisarios y agentes de policía, así como matrículas de automóviles y planos rudimentarios que todavía están siendo estudiados por los agentes antiterroristas.

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y otros altos cargos de su departamento mantuvieron reuniones durante todo, el día de ayer para analizar la abundantísima información obtenida tras las últimas detenciones de etarras en Francia y España, así como por el descubrimiento del piso franco próximo al estadio Santiago Bernabeu.

Otros magistrados

Interior ha rehusado informar sobre los resultados de las pesquisas, por lo que no se ha podido precisar si en las listas encontradas en la vivienda alquilada por Rufino Arriaga y Ainhoa Múgica figuraba el nombre del magistrado de la Audiencia Nacional Carlos Dívar. En los alredores del domicilio de éste fue detectado a finales del pasado noviembre un individuo sospechoso al que los escoltas creyeron identificar como Jon Bienzobas, presunto autor del asesinato de Francisco Tomás y Valiente, ex presidente del Tribunal Constitucional.Uno de los objetivos terroristas sobre el que los etarras habían reunido más y mejor información era un coronel del Cesid vinculado a los servicios antiterroristas, según fuentes cercanas a, la investigación. Estas creen que el militar figuraba erróneamente como miembro de la Guardia Civil en la documentación intervenida a los etarras.

Antena3 Televisión informó ayer que el comando esperó en tres ocasiones al coronel con intención de asesinarle, aunque no lo consiguió.

Rufino Arriaga y Ainhoa Múgica son, según fuentes policiales, los únicos etarras cuya presencia en el piso de la calle Doctor Fleming ha sido constatada científicamente. Hay sospechas de que José Luis Barrios Martín, de 23 años, era otro de los inquilinos, pero fuentes de Interior aseguran que sus huellas no han sido localizadas.

Tampoco se ha constatado que Jon Bienzobas hubiera acudido en alguna ocasión al piso franco, pese a lo cual en medios antiterroristas existe el convencimiento de que este individuo es uno de los que integran el comando que opera en la capital.

Según Mayor Oreja, el grupo instalado en la vivienda era un "comando muy bien armado" y cree que Arriaga y Múgica han abandonado ya Madrid. El ministro, que resaltó el valor de la colaboración ciudadana en la lucha antiterrorista, añadió que la policía "no está aún en disposición de decir si hay otro grupo" en la capital.

. Los encargados de la investigación han logrado destripar cinco de los disquetes informáticos hallados en la vivienda. La Jefatura Superior de Policía de Madrid tiene en marcha una operación de rastreo -Doble Fila- que se hace especialmente intensa en las primeras horas de la mañana para evitar un posible atentado de ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de diciembre de 1996

Más información

  • Los etarras tenían muy vigilado a un coronel del Cesid vinculado a los servicios anti-ETA