Aznar consigue el apoyo de Major en el conflicto con Cuba

El Gobierno español apuesta por reducir la tensión con Cuba, sobre todo después de que en La Habana haya corrido él rumor, para nada confirmado con los hechos, de que la Embajada española podría abrir sus puertas a los disidentes del régimen castrista. Más de 150 policías y centenares de ciudadanos armados con palos y bates de béisbol vigilan la legación para impedirlo. En esta situación, la diplomacia española se hartó ayer de hacer llamamientos a la tranquilidad."No, es bueno pegar patadas en la mesa y quebrar las piezas que hay encima", manifestó el presidente Aznar tras su encuentro con John Major.

La sintonía entre ambos fue total al hablar de Cuba. "No creemos que la forma en que los cubanos han tratado al embajador español sea una forma tolerable de conducta", comentó Major. Aznar, muy satisfecho con este apoyo, reiteró que la calma "es fundamental" en diplomacia. "Yo la recomiendo y me la recomiendo a mí mismo. Por eso la practico". También ayer, Aznar recibió el apoyo de Washington, que lo calificó de "líder europeo".

La víspera, el Gobierno español entregó a la embajadora de Cuba en Madrid, Rosario Navas, una nota de protesta porque alrededor de la Embajada española en La Habana se registraba "una preocupante acumulación de personas con fines no determinados".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS