Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta la red de falsificación de pasaportes de la mafia china

El origen de los pasaportes falsos empleados por la mafia china uno de los secretos mejor guardados de esta organización criminal, ha sido destapado. La Brigada Central de Extranjería, como adelantó el viernes pasado EL PAÍS, ha desmantelado una red china dedicada a la falsificación y venta de estos documentos. En la operación, denominada Sol Naciente, han sido decomisados 59 pasaportes falsos y detenidos 20 orientales, todos sin antecedentes, en Madrid, Móstoles y Colmenar Viejo. Los documentos, robados en Madrid a turistas orientales, eran enviados por correo a una sucursal de la mafia en, Tailandia para su falsificación. Allí, después de ser modificados por un proceso de digitalización, eran devueltos a la organización de Madrid para su venta a inmigrantes chinos. El precio rondaba el millón de pesetas.La investigación policial, además, ha puesto al descubierto dos hechos desconocidos sobre la forma de operar de esta organización. Primero, que trabaja en colaboración con carteristas españoles o magrebíes. En este caso, la mafia les compraba, exclusivamente pasaportes robados a ciudadanos orientales, especialmente japoneses, cuyo paso por las fronteras apenas despierta sospechas.

La conexión de la mafia. china con estos grupos de delincuentes rompe con la idea de que las bandas orientales sólo actúan en familia. Hasta ahora, los investigadores sostenían que estos mafiosos, entre los que impera la ley del silencio, sólo establecían relaciones con compatriotas, lo que dificultaba la infiltración de agentes y mantenía la opacidad de sus acciones. La aparición de delincuentes no chinos en su entramado muestra que esta organización ha decidido desembarcar, aunque por vía indirecta, en mercados de los que anteriormente se mantenía alejado, como es el del atraco callejero.

El Reino Unido alertó a la policía española de la red de falsificación de pasaportes

La clientela de esta organización eran chinos traídos ilegamente a España. "Captaban a los inmigrantes, muchos de ellos analfabetos, en China, entre los estratos más humildes de la población. Les prometían un trabajo digno en España y la documentación necesaria para permanecer legalmente en el país", dice la policía. El coste del viaje rondaba los dos millones de pesetas. Para pagarlo los inmigrantes se comprometían a trabajar en los negocios de la red.Una vez en España, la organización, siempre según la policía, les obligaba a destruir sus pasaportes y les conminaba a que solicitasen la condición de asilado o refugiado. Si esta petición era denegaba, entonces les vendían un pasaporte falsificado. Un millón de pesetas, que los inmigrantes tenían que pagar, al igual que el viaje, con su trabajo. Esto desembocaba en una situación desemiesclavitud para los inmigrantes, a quienes no sólo se les cobrababa intereses leoninos por la deuda, sino que si no cumplían lo acordado eran amenazados por la mafia con ser denunciados a la policía o bien con represalias a sus.familiares en China.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 1996

Más información

  • Los documentos, tras ser modificados en Tailandia, eran devueltos a la mafia de Madrid