Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Voces en busca del grial

87cantantes se presentan a las primeras audiciones del Teatro Real

"He calentado la voz en el taxi. He dormido, mucho y he comido bien. Hay que venir con la cabeza descansada y el cuerpo fuerte". Irene de Olavide, una mezzosoprano de 33 años, llegó ayer a Madrid desde Pisa (Italia). El gasto y la paliza de avión merecían la pena: el director artístico del Teatro Real Stéphane Lissner, realizaba las primeras audiciones del futuro santuario de la ópera de Madrid.Están en juego 12 papeles para el que será el gran espectáculo de la primera temporada del Real, el Parsifal, de Wagner, una colosal obra que enlaza las leyendas del Santo Grial con la filosofía de Schopenhauer. El estreno será en octubre del año próximo, con Plácido Domingo a la cabeza del cartel. Será el segundo título -después de La vida breve, de Falla- que pise el escenario del teatro. Las audiciones se prolongarán durante cuatro días y los papeles en disputa son para dos caballeros del grial, seis niñas flor y cuatro escuderos.

Uno a uno, y a puerta cerrada, cada aspirante interpreta, frente a Lissner y dos asistentes, un tema de elección libre y otro obligatorio en alemán. Ayer, Ios nervios no se podían ocultar. "Estamos acostumbrados a pasar por esto", asegura una soprano lírico ligera. "A veces los nervios estallan cuando ya has terminado, cuando dejas de estar concentrada". "A mí no me hable nadie", advierte otra cantante. En una sala cercana se escuchan unos extraños alaridos. "Están calentando", explican.

"En realidad, no nos jugamos sólo un papel en una ópera. Es mucho más que eso", señala un tenor de 38 años. "Lo importante es que te escuchen, que sepan que existes, que tengan tu ficha. A lo mejor no les interesas ahora, pero sí en otra ocasión".

Stéphane Lissner confirma lo que la mayoría de las voces que se presentan a la audición intuyen. "Buscar cantantes para el Parsifal es sólo una prioridad de la primera temporada pero no es lo más importante. Yo lo que quiero es escuchar a los cantantes españoles por una cuestión profesional y cultural, quiero conocerlos", explica el director artístico del Real. "Cuando se organizan unas audiciones nunca se sabe qué va a pasar. A lo mejor no encontramos cantantes para el Parsifal, pero sí escuchamos a una Carmen maravillosa". Ayer por la mañana pasaron por la sala de ensayos de orquesta del Real -"tan buena que se escuchan todo los defectos", dice un cantante- 21 de los 87 músicos previstos. "Esta misma mañana" concluye Lissner, "ha pasado por aquí una voz, no diré si de mujer o de hombre, muy, muy buena, y para mi eso ya es algo magnífico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 1996