Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las relaciones entre Reagan y Juan Pablo II, en 'El País Semanal'

Los entresijos de las relaciones del papa Juan Pablo II con el presidente norteamericano Ronald Reagan y la contribución de Karol Wojtyla a la caída del comunismo son algunos de los secretos que se cuentan en el libro Su Santidad, publicado por la editorial Planeta, del que El País Semanal publica este fin de semana un avance en exclusiva."El 7 de junio de 1982, Reagan llegaba al Vaticano para celebrar una cumbre entre esas dos superpotencias tan diferentes entre sí y que acabaría sellando la secreta alianza entre ambas". Con estas palabras, Edmund Morris, el bíográfo que Ronald Reagan escogió para escribir la historia de su presidencia, narraba la cumbre vaticana que ponía el broche de oro a las cartas y encuentros entre emisarios de una y otra parte. Reagan, el entonces presidente de Estados Unidos, se hallaba profundamente preocupado por la aplicación de la ley marcial en Polonia y por los acuerdos de desarme firmados entre Estados Unidos y los soviéticos antes de su llegada al poder.

El libro, escrito por Carl Bernstein, premio Pulitzer por sus revelaciones sobre el escándalo Watergate, y Marco Polini, destacado periodista de Il Mesaggero y La Reppublica, pone en evidencia la sintonía entre ambos mandatarios en temas como los del sindicato polaco Solidaridad o los conflictos con "el imperio del mal", como definió Reagan a la Unión Soviética. Juan Pablo II y el presidente de Estados Unidos estaban de acuerdo con la providencia; "El cristianismo eclipsará al comunismo".

El libro Su Santidad sostiene además que Juan Pablo II fue puntualmente informado por William Casey (director de la CIA en aquellos años) y por el diplomático Vernon Walters sobre informaciones secretas de los países que el Papa visitaba y en los que la Iglesia desarrollaba su misión evangélica.

El País Semanal también lleva en su número de esta semana un amplio reportaje sobre los 40 años de la televisión en España, con textos de Maruja Torres y Pilar Miró y la visión de Forges.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 1996