Oreja y Morán, 'víctimas' de la Alianza

Las relaciones de España con la Alianza Atlántica marcaron el destino político de dos de los primeros ministros de Asuntos Exteriores de la democracia, Marcelino Oreja, ministro con un Gobierno de Adolfo Suárez, y Fernando Morán, con el primer Gobierno socialista entre 1982 y 1985, según se reveló ayer en la presentación del libro Las relaciones exteriores de la España democrática, obra colectiva de un grupo de profesores británicos y españoles que ha editado Alianza Editorial.En el primero de los casos, la posición de Marcelino Oreja a favor de la entrada de España en la OTAN estuvo en el origen de su salida del Gobierno, mientras que en el segundo, la posición de Fernando Morán a favor de la neutralidad estuvo en el origen de su relevo.

Más información

Marcelino Oreja, actual comisario español en la Unión Europea, afirmó en la presentación del libro que su salida del Gobierno en el verano del 80 se debió a su defensa de la inmediata incorporación de España a la Alianza Atlántica, posición que no compartía el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez. Oreja indicó que unas declaraciones suyas a la prensa ese verano, en las que se mostraba claramente favorable a la incorporación de España, estuvieron, en su opinión, en el origen de su destitución. España ingresó en la Alianza Atlántica de la mano del Gobierno de UCD presidido por Leopoldo Calvo Sotelo en 1981, poco después de la dramática dimisión de Adolfo Suárez.

Fernando Morán, por su parte, aunque declinó explicar los motivos de su salida del Gobierno de Felipe González, no ocultó su oposición privada a la política de bloques y reclamó -con un elogio explícito a la actitud de Adolfo Suárez- la autonomía de la política española en el marco de la política claramente occidental. Fernando Morán fue relevado en sus tareas al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores un año antes del referéndum sobre la OTAN, celebrado en 1986.

Morán indicó que, al igual que en el Gobierno de UCD existían diferentes opiniones sobre el ingreso de España en la OTAN, en el primer Gobierno socialista también había divergencias sobre la permanencia de España en la organización. En este sentido, agregó que tanto Manuel Marín, actual comisario europeo, como Miguel Boyer, ex ministro de Economía, eran firmes partidarios de continuar en la Alianza.

En el libro Las relaciones exteriores de la España democrática, presentado ayer por la mañana en la librería Crisol, participan diez autores: Charles Powell, Jonathan Story, Fernando Rodrigo, Keith Salmon, Alfred Tovias, Esther Barbé, Caterina García, Jean Grugel, Richard Gillispie y Andrés Ortega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de octubre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50