GENTE

INTIMIDADES EN LA RED

No cabe duda de que las posibilidades de lntemet están abriendo, además de los canales de información, la imaginación de muchos ciudadanos del mundo. Un buen ejemplo es el de Petra, una despampanante rubia holandesa de 30 años, a la que no le importa sacrificar su intimidad en aras de la buena marcha del negocio por ordenador. Petra tiene, junto a su novio, un negocio en el que vende a las empresas unas pequeñas cámaras que, con la idea de hacer publicidad, transmiten inmediatamente a la red las imágenes que ruedan. Un buen día, el novio de Petra decidió, como broma, instalar una en el salón de su casa, y resultó ser un éxito total de promoción para la propia empresa. Así que, desde hace unos meses, miles de personas que diariamente teclean http://www.future.nl/petra.html. pueden contemplar a Petra desayunando en albornoz, a Petra jugando con su perro, a Petra tirada en el sillón o a Petra viendo la tele con su novio. La. holandesa asegura que la cámara no le ha cambiado la vida, pero todavía recuerda el día que salió a coger un teléfono deprisa en ropa interior. Eso sí, tiene la delicadeza de advertir a sus invitados de que medio mundo pueden estar contemplándolos mientras cenan.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de octubre de 1996.

Se adhiere a los criterios de