Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo se niega a dar a Garzón un documento que alude supuestamente al uso de mendigos como cobayas

El Tribunal Supremo ha denegado al juez Baltasar Garzón su petición de que se le entregen los documentos incautados por el juez militar en la celda. de Perote que aluden presuntamente al uso de mendigos como cobayas por parte del Cesid, lo que se conoce como operación Mengele.El sumario contra Perote que instruía el juez militar Jesús Palomino se encuentra actualmente en poder del Tribunal Supremo, que debe resolver el conflicto interpuesto por Garzón, quien pretende que el caso pase también a su juzgado.

Garzón solicitó que, antes de resolver sobre el fondo del asunto, se le entregasen dichos documentos, pero el Supremo le ha contestado que deberá, esperar a que dicte sentencia la Sala Especial de Conflictos de Jurisdicción, informa Efe.

Según fuentes conocedoras de la documentación incautada a Perote, el juez militar no encontró en su celda ningún informe sobre la operación Mengele. La única referencia a la misma figura en un listado de supuestos documentos secretos, difundido ayer por El Mundo, que habla en dos ocasiones de "comprobar efectos anestésicos".

Se trata de un índice, elaborado en ordenador y sin sello o distintivo oficial, que incluye el número de referencia y el encabezamiento de unos 150 supuestos papeles del Cesid.

El juez militar no encontró, sin embargo, en la celda de Perote, los 150 documentos referidos, sino sólo las copias de media docena. Entre ellos, no se encuentra ninguno que tratara sobre experimentos con mendigos. Uno de los documentos que sí estaban, referido a la OTAN, intentó comérselo Perote,

Además del índice de documentos y de la media docena de copias, el juez Palomino incautó el pasado 27 de junio en la cárcel un relato novelado sobre la presunta participación del servicio secreto en la guerra sucia contra ETA, que incluye transcripciones de los papeles del Cesid.

Una copia de este relato ya se la llevó Garzón cuando registró la celda de Perote el pasado 8 de febrero y sirvió a dicho magistrado, así como al juez Javier Gómez de Liaño y al instructor del caso Urigoitia, para pedir al Gobierno la desclasificación de los papeles del Cesid.

En este relato, redactado probablemente por Perote con el ordenador que tenía en su celda, figura también la descripción de la operación Mengele que sirvió a Garzón para abrir el caso. Finalmente, el juez militar incautó a Perote varios cuadernos manuscritos que contienen indicaciones sobre la estrategia a seguir de cara a su próximo juicio castrense.

Por otro lado, el ministro de Defensa, Eduardo Serra, declaró ayer que "puede haber razones" para que el juez militar haya elevado al Supremo los documentos secretos incautados a Perote: "Hay que estudiar con detalle qué es lo que ha visto y analizarlo para poder valorar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de septiembre de 1996