Hallada sana y salva una niña de dos años desaparecida el viernes en Alicante

La aventura de la pequeña Dana Díaz, de dos años, que desapareció al mediodía del sábado y estuvo extraviada durante más de treinta horas en los montes de Beniquasi en el término de Alcalalí (Alicante), tuvo afortunadamente un final feliz. A las 18.15 de ayer, miembros de la Cruz Roja que participaban en las labores de búsqueda la localizaron, desde lo alto de un repetidor de televisión, en uno de los numerosos barrancos de la zona.

Los médicos del hospital de Dénia donde fue trasladada la niña confirmaron su perfecto estado, pese a la noche pasada a la intemperie. "Sólo tiene unos rasguños", dijo una tía suya. "No me explico cómo una niña de dos años que apenas sabe hablar ha podido llegar tan lejos", comentó uno de los agentes de Protección Civil que participaron en la búsqueda. La pequeña recorrió unos tres kilometros de terrenos abruptos y peligrosos barrancos.Los padres de Dana, Gaby Díaz y Marta Méndez, que viven en la Llosa de Camatxo y se dedican a la artesanía, advirtieron la ausencia de la niña a mediodía del sábado. Dana no desapareció sola: Nebla, un cachorro de siete meses iba con ella.

Pronto se movilizaron los familiares y amigos de los padres. Al anochecer se sumaron a la búsqueda efectivos de la Guardia Civil con dos perros rastreadores, Protección Civil, Cruz Roja y miembros de la Policía Local de numerosas localidades cercanas.

La búsqueda de Dana continuó por la noche, y en la mañana de ayer domingo se incorporó también a las tareas un helicóptero de la Diputación de Valencia. Los perros perdieron la pista de la niña justo en la carretera entre Alcalalí y Pedreguer, por lo que se empezó a temer un secuestro.

Las primeras noticias sobre la niña llegaron a mediodía de ayer. Un agricultor aseguró haberla visto con el perro cerca de la casa de sus tíos. Cuando el pesimismo volvía a cundir al no encontrar rastro de la niña, el regreso de Nebla, el cachorro que desapareció con Dana, dio un nuevo giro a la investigación. Unas mujeres de la Llosa de Camatxo confirmaron poco después haber visto al perro a unos dos kilómetros de distancia, en dirección a Pedreguer.

Los rastreos dieron resultado finalmente: a las 18.15, un miembro de la Cruz Roja avistó a la niña en un barranco. Un helicóptero la trasladó al hospital La Pedrera, de Dénia, donde fue sometida a un reconocimiento."La niña está bien, está perfectamente", dijeron felices sus padres antes de partir hacia su domicilio en su viejo Renault.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS