Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otano ha seguido cobrando el sueldo de presidente navarro tras su dimisión

El ex presiente del Gobierno navarro Javier Otano, socialista, ha cobrado desde su dimisión, el pasado 18 de junio, un total de 2.239.140 pesetas al no haber renunciado a su sueldo presidencial y a pesar de no haber pisado su despacho desde entonces ni haber asistido a Consejo de Gobierno alguno. Según una información publicada ayer por Diario de Navarra, Otano ha percibido su salario de presidente con normalidad y a partir de la próxima semana, cuando sea sustituido por Miguel Sanz, de Unión del Pueblo Navarro (UPN), continuará manteniendo los derechos derivados del cargo.

Javier Otano, que abandonó la presidencia voluntariamente tras conocerse que fue, junto a su esposa, titular de una cuenta bancaria en Suiza de carácter secreto, tendrá derecho en la práctica, al igual que los restantes consejeros salientes del Gobierno tripartito navarro, a percibir además una indemnización de 560.000 pesetas, equivalente a una mensualidad salarial, según estipula la Ley Foral Reguladora del Gobierno de Navarra, aprobada en 1984.El presidente de Navarra tiene asignado un salario anual de 7.837.004 pesetas brutas. Fuentes de la Fiscalía de Ginebra (Suiza) indicaron el pasado mes de junio que la citada cuenta de Otano superó los 500 millones de pesetas de saldo medio en diversos momentos. Actualmente, se encuentra embargada por orden del juez Paul Perraudin.

Durante este verano, las funciones presidenciales en el Ejecutivo navarro han sido asumidas por el vicepresidente, Juan Cruz Alli. Tan solo el asesor personal de Otano y sus dos secretarias han acudido con regularidad al trabajo en el Palacio de Navarra.

Otano desapareció de la vida pública horas después de su dimisión y desde entonces no ha comparecido en público ni ha realizado declaraciones. Ahora, a partir del mes de octubre, se reincorporará, a sus clases de Lengua y Literatura en el instituto Benjamín de Tudela. El ex presidente ya ha comunicado al director del centro su intención de volver al trabajo que abandonó hace 13 años para dedicarse a la política con una excedencia especial que le ha permitido mantener la plaza y la antigüedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de septiembre de 1996

Más información

  • El dirigente dejó el cargo al descubrirse que temía una cuenta en Suiza