Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xosé Filgueira Valverde, polígrafo gallego

El intelectual gallego Xosé Filgueira Valverde falleció ayer a los 89 años de edad en su residencia de la calle del Arzobispo Malvar de Pontevedra, tras sufrir una insuficiencia respiratoria como consecuencia del infarto cerebral que le sobrevino hace dos semanas. Los restos mortales de Filgueira son enterrados hoy en el cementerio de la parroquia de Mourente, en Pontevedra, después del funeral que tendrá lugar en la basílica de Santa María.Xosé Filgueira iba a cumplir 90 años el próximo día 28 de octubre, y, a pesar de su enfermedad, una hemiplejia que le paralizó el lado izquierdo de su cuerpo, tenía unas enormes ganas de trabajar. Con Filgueira se va el último de los polígrafos gallegos, una figura de la talla de Otero Pedrayo o Vicente Risco. Era desde 1991 el presidente del Consello de la Cultura gallega, director emérito del Museo de Pontevedra y de la Casa-Museo Rosalía de Castro, así como miembro de la Real Academia Gallega y de la Historia. Fue conselleiro de Cultura en la etapa del presidente de la Xunta Xerardo Fernández Albor. Director del Instituto Padre Sarmiento de Estudios Gallegos y alcalde de Pontevedra entre 1959 y 1968.

Filgueira Valverde era un estudioso, investigador, profesor, escritor y director de importantes instituciones. Fue autor de una numerosa y variada obra, que va desde estudios sobre lírica medieval hispana hasta investigaciones de textos antiguos musicales, pasando por trabajos sobre arte, cultura, lengua y literatura en Galicia. La fecunda obra de Filgueira está constituida por cientos de trabajos etnográficos, investigaciones, conferencias y artículos que se han dividido en cuatro apartados: la literatura gallega medieval, la lengua gallega, los estudios sobre la vida y obra del padre Sarmiento y los artículos de literatura gallega moderna.

Su devoción por la cultura de Galicia la adquirió en su infancia, cuando el gallego era moneda común en las calles y en los mercados de Pontevedra. De niño maravillaba a las visitas recitando de memoria poesías de Rosalía de Castro, y con sólo 17 años animó a sus compañeros de la Universidad de Santiago a fundar un centro de estudios gallegos, idea que se llevó a cabo en 1923 con la creación del Seminario de Estudios Gallegos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de septiembre de 1996