Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas navarros se niegan a pasar a la oposición y fuerzan la dimisión de su gestora

Los seis miembros de la comisión gestora nombrada por Cipriá Ciscar, secretario federal de organización del PSOE, para regir los destinos del socialismo navarro tras el estallido del escándalo Otano, el pasado 18 de junio, presentarán su dimisión mañana a la comisión ejecutiva federal del partido. Así lo anunciaron ayer tras rechazar el comité regional extraordinario del Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE) su gestión por 57 votos en contra, 45 a favor y tres abstenciones. Tras 10 horas de debates, la constatación de que la mayoría rechaza la decisión de la ejecutiva federal de pasar a la oposición en esta comunidad hizo que el presidente de la gestora, Alberto Pérez Calvo, arrojase la toalla.

Pérez Calvo contestó con un lacónico "no lo sé" a la pregunta de un informador sobre la posibilidad de que Ferraz [sede central del PSOE, en Madrid] decida disolver el partido en Navarra, dado que la situación que se plantea ahora "no está prevista en los estatutos ni tiene antecedente alguno en el seno del PSOE", según indicó el presidente de la comisión dimisionaria.El rechazo a la gestión de la gestora se debe al deseo de la mayoría de los socialistas navarros de reeditar un nuevo Gobierno tripartito que evite que Unión del Pueblo Navarro (UPN) consiga el Ejecutivo en esta región, algo que alcanzará si antes del 16 de septiembre no se presenta otro candidato alternativo a Miguel Sanz.

Alberto Pérez Calvo, Víctor Manuel Arbeloa, Blanca García Manzanares, Inmaculada Jurío, Manuel Ochoa y Javier Remírez señalaron que, aunque no estaban obligados a someter el trabajo realizado a la consideración del comité regional, decidieron hacerlo al constatar "la división de opiniones en el partido" sobre la postura oficial ante el nuevo proceso de investidura para la elección de presidente de Navarra. El resultado fue que la gestión realizada en estos dos meses y medio de trabajo quedó rechazada. La dimisión es "irrevocable".

El sector del PSN-PSOE más enfrentado a la gestora achacó a sus miembros el no haber respetado los estatutos del partido, al no contar con el comité regional para ratificar la política de alianzas en Navarra, extremo que Pérez Calvo negó una vez más. "El partido vive una situación excepcional y la gestora ha ido precisa en la observación de las reglas jurídicas", señaló. La gestora insistió en que la decisión última sobre la política de pactos la determina la ejecutiva federal, órgano que avaló con varios informes internos la imposibilidad de que el comité regional navarro modificara la opción de abandonar el Gobierno e ir a la oposición. "Seguimos pensando que es la decisión más oportuna para el partido", dijo Pérez Calvo.

Blanca García señaló, por su parte, que a pesar de que la tarea fundamental de la gestora era conducir el partido a su normalización, colaborar en la inspección de sus cuentas -tras los escándalos de Gabriel Urralburu, Javier Otano y Antonio Aragón- y llevar a la estructura socialista navarra a un congreso extraordinario en otoño, la dimisión obedece a que "si en este tema concreto ha habido tantas dificultades y no confían en nosotros, estamos imposibilitados para conducir a la mayoría del partido hacia un congreso integrador, después de este desgaste de credibilidad". Muchos de los críticos. con su gestión les pidieron, no obstante, que siguieran en el cargo, destacó Pérez Calvo.

Pese a las dimisiones, el partido no sufrirá un vacío de poder, dijo el presidente. A la nueva ronda de consultas convocada por la presidenta del Parlamento navarro, la socialista Lola Eguren, para mañana lunes, acudirá un miembro de la gestora, que seguirá manteniendo la misma tesis sobre el proceso de investidura, y es aún es posible, según el presidente del equipo saliente, que Ferraz nombre una nueva gestora. "El PSOE está implicado en esto en su conjunto y creo que no volverá sobre sus pasos, no discutirá de nuevo una decisión que es firme", dijo Pérez Calvo ante la posibilidad de un cambio de opinión de la hipotética nueva gestora sobre estos temas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de septiembre de 1996

Más información

  • El comité regional extraordinario se rebela contra las directrices de la ejecutiva federal