Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Pudo ser peor

Las celebraciones por la baja de tipos por parte del Bundesbank se frenaron ayer en seco y dieron paso a los ajustes técnicos, es decir, a la corrección de, algunos excesos que potenció la alegría del momento. La Bolsa española se mantuvo en una zona neutra durante casi toda la sesión, algo que podría interpretarse como una consolidación de precios si el juego entre las fuerzas del mercado hubiera sido más fluido.La contratación fue de poco más de 29.000 millones de pesetas efectivas, de las que cerca del 80% se concentraba en 10 valores. Una vez descontado el efecto del arbitraje, parece evidente que los inversores o siguen de vacaciones, o continúan esperando nuevos datos, como al parecer hizo el Banco de España al repetir el precio del dinero ante la desesperación de una parte de los seguidores del mercado.

En cualquier caso, la Bolsa española ha sacado provecho de la situación al alejar sus índices de la confrontación con unos soportes que, en ocasiones, no parecían demasiado fiables. El índice general de Madrid subió un 0,17% y el Ibex 35 el 0,24%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de agosto de 1996