Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temor en el PP a que Vidal-Quadras agrupe a los sectores alarmados por la 'sumisión' a CiU

Aleix Vidal-Quadras, el presidente del Partido Popular (PP) en Cataluña, lleva camino de convertirse en el punto de referencia de los sectores de la derecha española, dentro y fuera de su partido, alarmados por lo que consideran una sumisión del PP y el Gobierno a las exigencias de Convergència i Unió (CiU). Sus adversarios en la organización regional catalana temen que Vidal-Quadras agrupe a los conservadores preocupados porque el pacto con los nacionalistas catalanes, vascos y canarios les haga perder apoyos entre su propio electorado y sostienen que la articulación del centro derecha español no debe hacerse junto con los partidos nacionalistas, sino enfrentándose a ellos.

Mientras Vidal-Quadras reiteraba ayer su "absoluta lealtad a Aznar", continuaban produciéndose manifestaciones públicas de apoyo a sus posiciones contra los nacionalismos catalán y vasco, tanto en la organización regional del PP como fuera del partido, en Cataluña y fuera de ella. Los partidarios de que siga como presidente regional continuaron emitiendo comunicados de solidaridad con él.Los adversarios de Vidal-Quadras en el PP de Cataluña están convencidos de que la pugna abierta en su organización sobre la manera de competir con CiU trasciende los límites de la política catalana y se ha convertido en un asunto de ámbito general. "Lo que Vidal-Quadras está haciendo", afirmó un dirigente regional que pidió reserva de su nombre, "es vertebrar en el PP la opinión de todos los que desconfían del pacto con CiU y PNV".

De esta forma, añadió, se ponen las bases para una corriente interna crítica con la actual política del partido y el Gobierno. Este efecto se produce con independencia de que sea o no el objetivo buscado por Vidal-Quadras. Tras su conferencia del 6 de agosto en Santander, en la que criticó la debilidad del PP y el PSOE ante los nacionalistas catalanes y vascos, Vidal-Quadras recibió decenas de telegramas y cartas de apoyo de toda España. A estos apoyos se sumaron ayer los de Pablo Mosquera, el líder de Unidad Alavesa (UV), un partido surgido de una escisión del PP vasco, y de la Unión para el Progreso de Cantabria (UPCA). Mosquera le animó a "sublevarse" contra la dirección del PP y a escindirse del partido conservador junto con quienes comulgan con sus ideas contra los nacionalismos catalán y vasco. Si lo considera necesario para defender sus criterios, dijo, "que pegue un portazo y se lleve a aquella gente que como él piensa que hay que cambiar las cosas en este país".

Mosquera explicó que su partido surgió de una crisis parecida a la que vive el PP de Cataluña, cuando un grupo de afiliados quería marcar más las diferencias con el nacionalismo vasco y reclamaba libertad de acción respecto a la dirección central del PP.

La UPCA expresó también su apoyo a Vidal-Quadras por "la valentía" que ha tenido al expresar sus opiniones a pesar de las amenazas de la dirección del PP. Vidal-Quadras reaccionó ayer a estas manifestaciones reafirmando su "lealtad total" al presidente del Gobierno y del partido, José María Aznar. Aseguró, además: "Nunca se me ha ocurrido hacer política fuera del PP", y que, en contra de lo que sugieren algunas interpretaciones, nunca ha dicho "ni media palabra en contra del pacto con CiU y PNV", el cual apoya.

El presidente regional reunió ayer a mediodía en la sede del partido a un grupo de cuadros intermedios de la organización y les expresó su firme decisión de presentarse a la reelección en el congreso previsto para el 28 de septiembre, salvo que el propio Aznar le indique que no debe hacerlo.

Vidal-Quadras insistió también en declaraciones a este diario en que no hará caso de ninguna otra opinión que no sea la de Aznar.

En el entorno de Vidal-Quadras, sin embargo, crece la inquietud ante el silencio de Aznar, que se mantiene pese a que el presidente regional lleva varias días reclamando públicamente un pronunciamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 1996

Más información

  • El presidente del PP catalán dice que sólo Aznar puede impedir que opte a la reelección