Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Motos salvajes

Al regresar a Madid tras las vacaciones, todo lo que de negativo presenta la ciudad parece exagerarse. Sin embargo, lo que no cabe exagerar, porque es siempre apabullante, es el ruido de las motos de gran cilindrada, que parecen cruzar la ciudad como preludios de la muerte. Es un ronquido tan atronador, tan destructivo, tan irritante y -los que tenemos hijos lo sabemos- tan inquietante el paso de estas motos a más de 180 kilómetros por hora por entre las calles, que debieran retirar el carné a los salvajes que las pilotan de esa manera-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de agosto de 1996