Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERROR

Tras la pista de las milicias de extrema derecha

Las primeras sospechas sobre el atentado de Atlanta han recaído, por las características de la voz que anunció la colocación de la bomba, sobre algunos de los grupos de extrema derecha que en los últimos años han proliferado por todo el territorio de Estados Unidos.Desde la voladura de un edificio oficial en Oklahoma en 1995, donde murieron 168 personas, esos grupos han pasado a convertirse en uno de los principales peligros contra la seguridad. En el último año, la policía y el FBI actuaron en cientos de casos en los que individuos aislados o pequeños núcleos de personas preparaban bombas o almacenaban armamento para ser utilizado con fines terroristas.

En muchos de esos casos, las actividades violentas surgen a raíz de organizaciones armadas que actúan legalmente bajo la protección de un artículo de la Constitución norteamericana que le da a la población el derecho a constituirse en milicias.

Tres miembros de una de esas milicias, llamada Milicia de la República de Georgia, fueron detenidos el pasado mes de abril cuando construían bombas, presuntamente destinadas a perturbar la paz durante los Juegos Olímpicos.

Según un informe presentado este año por una institución privada, el Centro sobre Ley y Pobreza en el Sur, que ha trabajado en la localización e identificación de los grupos de extrema derecha, existen actualmente más de 800 organizaciones violentas que suponen una amenaza de mayor o menor grado para la seguridad de EEUU.

Entre esas organizaciones se encuentran movimientos racistas, nazis, cabezas rapadas y toda una variedad de grupúsculos que desafían en alguna medida la legitimidad del Gobierno norteamericano.

Según el informe mencionado, algunos de esos grupos han modificado su estrategia para incorporar la formación de células terroristas que puedan actuar eficazmente en acciones similares a la ocurrida en Atlanta.

Hasta el momento, las autoridades, concentradas en el combate al terrorismo internacional, no han tomado muy en serio las actividades de esas organizaciones ni disponen de instrumentos adecuados para luchar contra ellas. [Nueve personas, entre ellas un ex dirigente de la Milicia del Estado de Washington, han sido detenidas en dos casas cerca de Seattle por tenencia de armas y explosivos, según France Presse.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de julio de 1996