Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Megawati, una líder discreta pero decidida

Tiene un apellido: es hija mayor de Sukarno, padre de la independencia. También tiene un nombre: Megawati o "hija de las nubes de la tormenta", ya que nació el 23 de enero de 1947, durante una noche de tempestad. "Cada vez que el poder la hostiga, ella se anima", afirma un observador local. Megawati no oculta que las autoridades le han dado una gran publicidad al apoyar la maniobra que la expulsó, en junio pasado, de la presidencia del Partido Democrático de Indonesia (PDI), que en sus orígenes representaba una amalgama de nacionalistas y cristianos. Megawati tiene el aire de una dama discreta de la alta sociedad de Java, que domina la vida política y social de Indonesia desde la independencia. Hasta el momento, no ha mostrado el carisma de su padre, un hombre capaz de moviizar grandes masas. Sus adversarios aseguran que sólo cuenta por ser la hija de su padre. Han debido desengañarse.

Megawati ha sabido explotar la debilidad de la "democracia a la inonesia", un sistema rígido instaurado para vitar el estallido de un archipiélago de 13.000 las y decenas de etnias. Prudente, no se pronuncia sobre un régimen con aires de monarquía semiconstitucional y que deja un lugar en la Constitución a las Fuerzas Armadas, guardianas a la vez de las fronteras y de la paz civil. Su moderación le ha resultado rentable. A los ojos del establishment o es una figura que haya que temer. Además se ha convertido en banderín de enganche de quienes desean una desregulación más rápida de la economía y de los jóvenes, que no vivieron el traumatismo de la represión de 1965 y 1966 y aspiran a una apertura política. Megawati representa el resentimiento contra un régimen que supo sacar a Indonesia de la pobreza sin saber adaptarse a los cambios que ha engendrado. Viuda desde muy joven -su primer marido fue un egipcio-, en 1973 se casó con el empresario indonesio Taufik Kiemas.

Copyright Le Monde / EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de julio de 1996