Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar anuncia que la próxima semana "habrá novedades" legales en la lucha contra el terrorismo

El presidente del Gobierno, José María Aznar, anunció ayer que la semana entrante "habrá novedades" legales en la lucha antiterrorista, aunque eludió concretarlas y expresó su satisfacción por la citación ante el Supremo de los dirigentes de HB por presunta colaboración con banda armada. Así lo aseguró el jefe del Ejecutivo en Caudete de las Fuentes (Valencia) en el acto de inicio de las obras del último tramo de la polémica autovía A-3 entre Valencia y Madrid, que enlazará la citada población con Minglanilla (Cuenca). Aznar se comprometió a terminarlo en 1998.

José María Aznar aseguró que en el próximo Consejo de Ministros "habrá novedades respecto a propuestas legales contra el terrorismo". También informó de que ya tiene el informe del Consejo de Estado sobre los documentos del Cesid solicitado por los jueces y añadió que el Gobierno "tomará la decisión correspondiente con tranquilidad". Aznar explicó que "este es un tema que no inquieta especialmente al Gobierno, que no me produce especial preocupación y que dentro de algunas fechas tomaremos nuestra decisión".Aznar hizo estas declaraciones durante el acto de inauguración de ayer. "He culminado lo que prometí. Ahora tendrán que ser las empresas adjudicatarias las que se encarguen de mantener los plazos", declaró. El Ministerio de Fomento cifra en 4.600 millones de pesetas anuales el ahorro derivado del cierre de la autopista.

En su comparecencia, Aznar anunció que el Gabinete ultimará el proyecto de Presupuestos del Estado para el próximo 2 de agosto [véase página 41] y confirmó que incluirán un ajuste de 1,2 billones, aunque se preservará la capacidad adquisitiva de los pensionistas. La alternativa al ajuste, dijo, sería "un horizonte de inestabilidad económica, de más paro y más déficif".

Crecimiento del 3%

"Ni el Gobierno ni la mayoría de los españoles están dispuestos a que España quede descolgada y juegue en segunda división", dijo el presidente, quien precisó que el crecimiento económico previsto para 1997 es del 3%. Vaticinó una creación de empleo "relativamente importante" y concluyó que España "va a jugar [en Europa] en primera división, allí donde la prosperidad, el empleo, y las posiblidades de bienestar son mayores".El jefe del Gobierno advirtió que el esfuerzo para conseguir la convergencia con Europa también incluye a las comunidades autónomas, aunque le parece muy bien que "cada cual defienda sus intereses". De esta forma aludía a la petición realizada por Eduardo Zaplana, presidente de la Generalitat Valenciana, para que los criterios de población prevalezcan en la financiación autonómica.

Acompañaron a Aznar en la inauguración los ministros de Fomento, Rafael Arias Salgado y de Medio Ambiente, Isabel Tocino, así como el Secretrio de Estado de Conmunicaciones, Miguel Ángel Rodríguez

El tramo sobre el que se han realizado las variaciones de la autovía A-3 respecto a proyectos anteriores consta de 4,5 kilómetros pero conlleva la dificuItad de la construcción de 740 metros de viaducto sobre el pantano de Contreras, en el límite entre las comunidades valenciana y castellano-mancheca.

Por la Comunidad Valenciana acudió su presidente, Eduardo Zaplana; los consejeros de Obras Públicas, Luis Fernando Cartagena, y Agricultura y Medio Ambiente, María Ángeles Ramón Llin; el presidente de la Diputación de Valencia, Manuel Tarancón, y la alcaldesa de la capital, Rita Barberá.

No estaba invitado el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono. Éste declaró a Europa Press Televisión que no le preocupa quién inaugura las obras, sino "la colocación de la última piedra"; es decir, su terminación. Bono consideró parte del "teatro del PP" el hecho de que no fuera invitado. Los ecologistas de Aedenat calificaron la inauguración de Aznar de "operación cosmética".

El jefe del gobierno concedió Ayer a Zaplana la parte de protagonismo que venía exigiendo en el problema de la autovía y que Bono se llevó al firmar el acuerdo con el Ministerio de Fomento el pasado 12 de junio. Las obras estaba paralizadas precisamente por la oposición de Bono a las anteriores propuestas de los Gobiernos socialistas.

Fomento insiste en que el presupuesto del nuevo trazado es ligeramente inferior al de la anterior propuesta. El nuevo proyecto, E-1, ha sido licitado en 24.892 millones de pesetas, mientras que la C Modificada fue cifrada en 22.601 millones por José Borrell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de julio de 1996

Más información

  • El jefe del Ejecutivo se compromete a terminar en 1998 la autovía Madrid-Valencia