Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado un comandante por adjudicar a su empresa pedidos por 15 millones para la cárcel militar de Alcalá

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha confirmado la pena de diez meses de arresto para el comandante Vicente B. M., por un delito contra la hacienda en el ámbito militar, al adjudicar directamente a una empresa de la que era consejero delegado la provisión de artículos de alimentación para la prisión militar de Alcalá-Meco, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, que sólo facilita las iniciales de los apellidos del militar condenado.El comandante estaba destinado como jefe de la unidad de servicios, de quien dependían directamente la cocina, la granja, la huerta y el hogar del soldado.

Las adjudicaciones directas que entre enero de 1988 y julio de 1989 realizó Vicente B. M. a la empresa de la que era consejero delegado superaron los 15 millones. Según se recoge en la sentencia, en febrero, de 1987 se constituyó la empresa CICA, dedicada a la venta y comercialización de productos cárnicos, agrícolas y comida preparada. El ahora comandante, quien hizo constar que su profesión era profesor de Educación Física, figuraba como consejero delegado de esta empresa.

Cuando sucedieron los hechos, el militar -que entonces era capitán- formaba parte de la Junta Técnico Económica del citado establecimiento penitenciario "y proponía las necesidades de su área, entre otras las de la cocina, como inspector de la misma, interviniendo decisivamente en la selección del contratista", ya que, entre otros aspectos, "tenía el control interno de la gestión económica de todo el ciclo económico-administrativo de la alimentación del establecimiento", señala la sentencia.

Así, en un "contexto de ausencia de concurrencia real en las ofertas y control directo del procesado de adjudicación directa de los suministros alimenticios a los contratistas por parte del jefe de la unidad de servicios e inspector de cocina, Vicente B. M. inteviene en el desempeño de sus cargos y sirviéndose del control real que ejercía sobre el ciclo económico-adminmistrativo de la alimentación, en la reiterada adjudicación contractual a la empresa CICA", añade la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de julio de 1996