Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exculpan a los 155 soldados que mataron a 19 campesinos en Brasil

La policía del Estado brasileño de Pará, en el norte del país, ha decidido declarar inocentes a los 155 soldados que el pasado mes de abril mataron a 19 labriegos sin tierra que bloqueaban una carretera, en una acción que se conoció mundialmente gracias a las imágenes de la televisión, según informaron ayer fuentes judiciales.

Después de tres meses de investigaciones, la policía local dio a conocer un informe en el cual el comisario Vicente Costa concluye que los soldados de la policía militar actuaron "en legítima defensa", y recomienda el procesamiento de tres de los agricultores supervivientes bajo los cargos de tenencia ilegal de armas, desacato y lesiones.

Tres de los inculpados son los campesinos que aparecieron con armas en la mano en las imágenes tomadas por una cadena de televisión local durante los enfrentamientos.

El informe recomienda también el procesamiento por falso testimonio de Ricardo Marcondes Oliveira, un testigo que acusaba a varios terratenientes de constituir un fondo para financiar la acción policial contra los ocupantes de tierras.

Al acusar al testigo, la policía se pronunció tácitamente por la inocencia de esos agricultores, que, según otros campesinos sin tierra, fueron quienes promovieron la matanza del pasado 17 de abril.

"Ahora sólo falta que el comisario recomiende el procesamiento de los 19 campesinos muertos por la policía", comentó con cierto tono sarcástico el abogado del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra, Nei Juvelino Strozak.

Decisión absurda

El abogado calificó como "absurdo" el hecho de que la policía no haya acusado a ninguno de los hacendados ni a los pistoleros profesionales que, según él, vistieron uniformes para participar en la matanza junto con los policías.Idéntica sorpresa mostraba el obispo Demetrio Valentini, responsable por el sector social de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil. "Parece muy extraño; en vez de acusar a los responsables, fueron a buscar los culpables entre las víctimas", comentó el prelado.

La matanza de Eldorado dos Carajás, que conmovió a Brasil y repercutió en el mundo entero, ocurrió el pasado 17 de abril, cuando 155 soldados de la policía militarizada, armados con fusiles y metralletas, abrieron fuego sobre los campesinos que protestaban por el atraso en la expropiación de tierras para la reforma agraria.

Tres de los labradores tenían revólveres, pero la mayoría de ellos se enfrentó a la policía con piedras y utensilios de labranza, según muestran las imágenes grabadas por la televisión local.

Según el Movimiento de los Sin Tierra, la policía local actúa como brazo armado de los terratenientes, que suelen infiltrar a sus propios pistoleros entre los soldados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de julio de 1996