Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA coloca en el parador de Jaén su cuarta bomba contra objetivos turísticos en Andalucía

Una fiambrera con 250 gramos de amonal hizo explosión a las 9.30 de ayer en el parador de turismo de Jaén causando únicamente daños de escasa consideración en el edificio. 45 minutos antes, ETA había anunciado la colocación de la bomba a los diarios Egin e Ideal y a la Cruz Roja. Éste es el cuarto artefacto explosionado en Andalucía en los últimos tres días. La policía cree que los autores de los atentados son dos jóvenes activistas legales (no fichados), que se han estado moviendo en coche por la Nacional 323 (Madrid-Granada).

Minutos después de conocer el aviso de bomba, la policía ordenó a las nueve de la mañana el desalojo del parador de turismo, un castillo situado en el monte de Santa Catalina, a tres kilómetros de la capital. Los huéspedes utilizaron sus vehículos para desplazarse a un kilómetro y medio del hotel. Todos menos una pareja británica que permaneció en la habitación hasta pasadas las once de la mañana.La explosión se produjo a las 9.30. En ese momento, el edificio histórico ya había sido acordonado. El artefacto estaba compuesto por 250 gramos de amonal colocados en el interior de una fiambrera, que se encontraba escondida tras un árbol del exterior del edificio, junto a la puerta de entrada del restaurante del parador, que a esa hora se disponía a servir el desayuno. La bomba fue activada por un temporizador de tres dígitos alimentado por dos pilas, y, según las primeras investigaciones, es similar a las de Almuñécar y Granada, consideradas como "chapuceras" en comparación con otros artefactos utilizados por ETA.

La policía trata de averiguar si los terroristas colocaron éste y el resto de los explosivos con varios días de antelación, ya que el tipo de reloj utilizado les permite fijar la fecha y la hora y así retardar la explosión hasta una semana.

Las investigaciones apuntan a que los autores de la colocación de las bombas son dos jóvenes terroristas no fichados, que están recorriendo Andalucía en coche, y descartan que se trate de un comando establecido en la región. El delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, descartó también la posibilidad de que ETA cuente con un comando itinerante en Andalucía: "Estamos convencidos de que no tienen una infraestructura en Andalucía. Son unos legales que se han desplazado por el territorio andaluz de forma oculta". "Es la típica campaña de ETA en verano", explicó.

Itinerario terrorista

Los policías encargados de las investigaciones, entre ellos varios expertos antiterroristas desplazados desde Madrid, están estudiando la ruta utilizada por los terroristas y el orden de colocación de los explosivos para ver si es el mismo que el de su explosión. Los investigadores sospechan que los terroristas entraron en Andalucía en coche a través de la Nacional 323, hasta llegar a la localidad granadina de Almuñécar, donde hicieron estallar los dos primeros artefactos.Las pesquisas se centran también en la ruta de salida. Torres Hurtado explicó ayer que "supuestamente" los etarras habían cogido ya la misma carretera en dirección a Madrid. Otras fuentes apuntaban la posibilidad de que se hayan dirigido hacia otra ciudad andaluza y barajaban la hipótesis de que el orden de colocación de los explosivos sea inverso al de su explosión, por lo que los terroristas aún se pueden encontrar en alguna localidad costera andaluza o haber partido hacia Levante.

Más de 300 miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado participaron en el dispositivo especial montado en Jaén tras el aviso de ETA. Desde Granada se desplazaron especialistas para hacer un rastreo por la ciudad. La policía peinó los lugares turísticos de la capital, como los Baños Árabes, y desalojó a las más de 1.000 personas que por la mañana estaban comprando en un centro comercial, tras recibir un aviso de bomba. Tras el atentado, las fuerzas de seguridad pusieron en marcha una operación de cierre de toda la provincia.

Turistas europeos

La mayor parte de los turistas que ocupaba el parador procedía de distintos países de la Unión Europea. Grazia Sosa, turista italiana, aseguró que actos como el de ayer deben reforzar la lucha contra el terrorismo y pidió a los visitantes que llegan estos días a España que no se dejen alarmar por las amenazas de la banda terrorista: "Yo volveré tranquilamente a España. Esto no debe influir a nadie para dejar de visitar un país tan bonito".Representantes de todas las instituciones de Jaén mostraron ayer su repulsa por la nueva acción de ETA. El alcalde de la capital, el popular Alfonso Sánchez Herrera, llamó a los ciudadanos a participar en la manifestación que se ha convocado para hoy. La diputada socialista por Jaén y ex secretaria de Estado de Justicia María Teresa Fernández de la Vega, que se acercó a las inmediaciones del parador, dijo que la unidad sin fisuras de las fuerzas políticas "es el camino para acabar con esta lacra". El director General de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, dijo ayer en Sevilla que "ETA está eligiendo objetivos aleatorios, por lo que se hace muy difícil prever dónde va a golpear y así poder tomar medidas para prevenir los atentados".

Los atentados han desatado una avalancha de falsas amenazas. Ayer se registraron más de 30 en Andalucía y un hipermercado de Jaén y un parque acuático de Cenes de la Vega (Granada) fueron desalojados por este motivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de julio de 1996

Más información

  • Dos jóvenes terroristas no fichados son los autores de las explosiones, según la policía