Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

SEGUNDA EX NIÑERA

Los estrictos hábitos, domésticos de la esposa del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se están convirtiendo en la comidilla de la prensa hebrea. Después de echar a Tania Shaw, la joven que trabajaba en su casa, por haber quemado la sopa de sus hijos (ver Gente del pasado martes día 2), Sara Netanyahu ha despedido a otra niñera. Heidi Ben-Yair, de 22 años, ha declarado que fue una pesadilla trabajar para Sara. "Tenía las reglas más extrañas que jamás he visto: por ejemplo, lavarse las manos antes de entrar en cada habitación", ha afirmado Heidi, que tuvo que pasar un test psicológico antes de incorporarse al servicio de los Netanyahu. Según la Joven, que trabajaba de cinco y media de la mañana a doce de la noche, Sara estaba siempre de mal humor. Heidi Ben-Yair ya trabajó durante una semana en casa del actual jefe de Gobierno en noviembre de 1994. "Una vez me gritó durante 20 minutos porque comí un tomate. Me dijo que los tomates eran muy caros, y que no debía comer más de un tomate al día o un huevo. cada dos días", ha asegurado Heidi. "Pasaba tanta hambre que acabé comiéndome la papilla de los niños", confesó. Sin embargo, un portavoz de los Netanyahu ha afirmado que Heidi sólo vino "para estar a prueba unos días". Sara Netanyahu señaló en los periódicos respecto a las declaraciones de Tania que todo era mentira De Heidi sólo ha hablado el portavoz.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de julio de 1996