Colas kilométricas en Atenas para rendir el último homenaje a Papandreu

ENVIADO ESPECIAL Bajo un sol de justicia, miles de atenienses continuaban ayer desfilando ante la capilla ardiente del líder socialista, Andreas Papandreu, instalada en la catedral ortodoxa de la capital griega para rendir su último homenaje al hombre que ha personificado como ningún otro la identidad colectiva de los ciudadanos de este país durante el último cuarto de siglo. Mujeres, niños, inválidos, incluso turistas, formaban colas kilométricas y esperaban más de dos horas para pasar ante el féretro con los restos mortales de Papandreu, fallecido el pasado domingo a los 77 años.

A primera hora de la tarde de ayer ya habían pasado 120.000 personas, y el desfile continuará hasta la madrugada. Es tan sólo un anticipo de la devoción popular que se desbordará hoy en el funeral que, con honores de jefe de Estado, Atenas brindará al padre de la Grecia moderna. Las autoridades de la capital se preparan para hacer frente j1 medio millón de griegos que, venidos de provincias, se unirán al cortejo fúnebre, y ya han sido movilizados cerca de 5.000 agentes de policía y numerosos equipos sanitarios.

Al funeral también asistirá medio centenar de personalidades extranjeras, entre ellas el presidente de Serbia, Slobodan Milosevic, y una nutrida representación de los países balcánicos y de Oriente Próximo. Las delegaciones de Europa occidental serán presumiblemente de perfil más bajo. España estará representada oficialmente por el secretario general del PSOE, Felipe González, que llegó ayer a Atenas en vuelo regular en compañía del secretario de relaciones internacionales de su partido, Raimon Obiols. Por Estados Unidos, país en el que Papandreu vivió una larga etapa de su vida y del que llegó a tener la nacionalidad, asistirá el secretario de Comercio, Robert Rubin.

El funeral será el último acto de concordia en la vida política griega. La herencia familiar y política de Papandreu comenzará a repartirse justo al día siguiente. La prensa sensacionalista especula ya con las desavenencias que surgirán entre la viuda, Dimitra Liani, la ex azafata de 41 años, y su segunda esposa, Margaret Chant que estos días han recibido juntas con tanto dolor como naturalidad el pésame de los ciudadanos. En cuanto al legado político, mañana se inicia el congreso extraordinario del Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) para elegir al nuevo líder del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de junio de 1996.

Lo más visto en...

Top 50