Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Ronaldos nadan contracorriente

El grupo madrileño edita su primer disco grabado en directo

Los Ronaldos, el cuarteto que encabeza Coque Malla, acaban de publicar Quiero que estemos cerca, un doble disco grabado en un estudio madrileño ante un público de fervorosos seguidores, donde repasan sus 10 años de carrera y presentan dos temas nuevos, todo en poderosas versiones reforzadas por cuatro músicos adicionales y un coro femenino; como único invitado, el músico argentino Andrés Calamaro.

A diferencia de la mayoría de los discos en directo que se han realizado en España durante los últimos años, Quiero que estemos cerca prescinde del obligatorio desfile de estrellas invitadas. Como explica el guitarrista Luis Martín, "eso se ha convertido en un tópico, y nos repateaba convertirnos en banda de acompañamiento de los sospechosos habituales. Tenemos buena relación con Raimundo Amador, por ejemplo, pero recurrir a él nos parecía una falta de imaginación". Se ha hecho una excepción con Andrés Calamaro: "El ya había grabado con nosotros Tú sólo piensa en mí" explica Coque, "y además es un vecino mío y todos le queremos y es un genioLuis García, bajista, jura que lo que sale en el disco "es lo que tocamos el 20 de marzo en Cinearte, quitando un par de detalles. Nosotros mismos nos asombramos de lo potente que quedó: una sala grande como aquella suena maravillosamente, nada que ver con lo que ocurre en polideportivos o en discotecas no pensadas para la música en vivo".

Aparte de las sospechas de que son trabajos manipulado a posteriori, los discos en directo cargan con el sambenito de que cubren el expediente de grupos en sequía creativa; el mismo Coque hace referencia a esa mala fama en un momento de la grabación. "Hay temas nuevos, y dos de ellos aparecen en Quiero que estemos cerca, así que no era eso. En realidad, siempre me ha desconcertado lo que me cuenta gente que ha ido a vernos: 'No me gustáis en disco, pero vuestro directo es tremendo'. Puede que tenga que ver con los problemas de producción que han tenido algunos de nuestros cinco discos de estudio. Y ahora nos hemos convertido en un grupo con mucha densidad muscular. Este es el único disco de Ronaldos que yo no paro de escuchar en casa".

No hay, sin embargo, rastros de influencia cubana, consecuencia previsible tras una gira por la isla que hicieron hace poco más de un año: "Enloquecimos con los soneros, pero eso no se traduce en nuestro sonido", explica Luis Martín, "aunque la experiencia nos hizo mejores personas, y tal vez eso nos ayudó a convertimos en mejores músicos". Desde luego, repetirían la visita: "Aunque no fuera más que por apoyar la normalización del rock. La televisión cubana grabó nuestra actuación en el teatro Karl Marx, y lo usó para inaugurar un espacio dedicado al rock, Música subterránea, que, desdichadamente, desapareció pronto de la programación".

Lo que ellos ven como sus más cercanas influencias son otras, le janas también de la onda grunge. "James Brown es más importante para nosotros que Nirvana. Al fin y al cabo, somos hijos o nietos de los Rolling Stones. Cuando empezamos, éramos un cuarteto un poco punkarra, pero hemos evolucionado hacia un sonido más clásico. Que es una transformación bastante frecuente en el rock; les ocurrió a The Clash o a Smashing Pumpkins. Es una metamorfosis natural, a diferencia de otros grupos españoles que se han ido hacia lo pachanguero: hoy hemos oído una canción sobre el sudor que casi nos ha hecho vomitar". Los Ronaldos empiezan una gira por varias ciudades españolas el próximo día 21 en Santiago de Compostela. El 24 estarán en Segovia, el 28 en Jaén, el 29 en Madrid, el 4 de julio en Barcelona, el 6 en Vitoria, el 24 en Alicante y el 27 en Ciudad Real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 1996