Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abstención de dos diputados del PP aplaza la elección del presidente de Baleares

El grupo parlamentario del PP de Baleares, dirigido aún por el dimitido presidente regional, Gabriel Cañellas, derrocó hace dos semanas a su propio jefe del Gobierno balear, Cristófol Soler, que sólo llevaba diez meses en el cargo, pero fue incapaz ayer tarde de apoyar unánimente en el Parlamento al candidato sustituto, Jaume Matas.La disidencia estalló cuando dos de los diputados populares de la mayoría quisieron castigar con su abstención el método y el sentido de la maniobra de Cañellas y de Matas contra Soler. La segunda vuelta de la investidura -en la que basta la mayoría simple- se celebrará el viernes.

El PP es mayoritario en el Parlamento balear (tiene 31 de 59 diputados, frente a los 28 de la oposición en bloque), pero ayer no resultó ser una organización conjuntada ni actuó con un voto y una voz unánime. Los representantes del PP que ejercieron su independencia de criterio, Joana Aina Vidal y Joan Marí, se abstuvieron por cuestiones de conciencia y ética, pese a las múltiples presiones y ofertas de cargos que les trasmitieron a última hora desde las sedes del PP local y nacional, según revelaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de junio de 1996